Ada Colau se ha mostrado siempre en contra de la judicialización del procés soberanista y su equipo de gobierno mantienen la misma posición. Así lo han evidenciado este viernes dos de las regidoras con más peso dentro del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz y Gala Pin.

En la presentación de la nueva Rambla, antes de explicar los pormenores del proyecto, Janet Sanz ha querido valorar la noticia de las peticiones de cárcel de la Fiscalía española a los políticos del procés presos para señalar que "vuelven a poner de manifiesto la injusticia antidemocrática que estamos sufriendo en nuestro país y en nuestra ciudad".

Según Sanz, sus adversarios políticos han de estar en la calle para poder confrontar ideas, y "no en la cárcel como están hoy de forma injusta", por lo que  ha señalado que hoy no se trata de un día normal.

GALA PIN

De similar parecer se ha mostrado la regidora de Ciutat Vella, Gala Pin, quien ha participado también en la presentación y ha añadido que "las acusaciones son absolutamente desorbitadas e incomprensibles".

En esta línea, Pin ha reclamado los presos, aunque sean sus adversarios políticos, sean liberados para poder debatir democráticamente, y ha pedido no acostumbrarse a tener "presos políticos".