ARCHIVADO EN:

El PP en el Ayuntamiento de Barcelona ha reclamado al gobierno de Ada Colau que retire el lazo amarillo de la fachada de la Casa Gran de la plaza de Sant Jaume. La exigencia del concejal Alberto Fernández responde a la reciente sentencia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC), que obliga a retirar la simbología independentista del espacio público. Según el PP,  esta decisión es extensible a los lazos amarillos.

En opinión de Fernández, Colau "debería respetar el principio de neutralidad política de una institución pública como es el Ayuntamiento de Barcelona, y retirar el lazo amarillo del balcón municipal en favor de los políticos presos”. Los populares añaden que la reciente sentencia "determina que no se puede privatizar en favor de los independentistas el espacio público, que es de todos, también de los catalanes que nos sentimos españoles”.

UN LAZO AZUL

El PP ha recordado que el pasado diciembre, antes de las elecciones autonómicas, la Junta Electoral dio la razón al Grupo Popular y obligó a la alcaldesa a retirar la iluminación amarilla de fuentes y fachadas de edificios públicos. Para Fernández, el Ayuntamiento "no se puede convertir en un casal independentista". Hace un mes, el PP propuso poner en el consistorio un lazo azul en recuerdo de las víctimas del terrorismo.