ARCHIVADO EN:

El Ayuntamiento de Barcelona no quiso estudiar en 2016 una rebaja de las tarifas funerarias en el seno de la empresa público-privada Serveis Funeraris de Barcelona (SFB), de la que Mémora tiene el 85% del accionariado y el consistorio posee el 15%. El gerente municipal, Jordi Martí, antaño en el PSC y ahora bajo el abrigo de los comuns, declinó convocar la comisión permanente de la empresa, que analiza, entre otros aspectos, los precios.

En un documento, fechado el 27 de septiembre de 2016, el presidente de SFB, Juan Jesús Domingo, criticó a Martí "la falta de dedicación de los consejeros del Ayuntamiento en el desarrollo de la compañía" y le recordó que la comisión permanente no estaba en funcionamiento y que sería bueno reactivarla. Fuentes cercanas a las empresa explican que la comisión permanente es una comisión paralela al consejo de administración que se reúne varias veces al año y en la que se pueden analizar los precios de las tarifas y, en ocasiones, acude el comité de empresa para informar sobre la situación de los trabajadores. Al no convocarse la comisión permanente, las tarifas no se revisaron. 

SUSPENDER LA COMISIÓN PERMANENTE

La respuesta de Martí, que en las proximas elecciones irá en las listas de los comuns, fue que como la compañía estaba cumpliendo sus objetivos y la participación municipal era muy baja, los esfuerzos del Ayuntamiento no tienen que ser "tan relevantes" como lo es en empresas "con una mayor participación y un menor nivel de gestión". Según el documento, Martí valoró como buena la gestión de SFB y señaló que se estaban cumpliendo los compromisos de inversión. Ante la negativa de Martí, los consejeros aprobaron por unanimidad suspender la actividad de la comisión permanente.

El informe al que ha tenido acceso Metrópoli Abierta se ha dado a conocer el día en que el PDeCAT ha anunciado de que votará en contra de la creación de una funeraria pública que los comuns quieren poner en marcha teóricamente para rebajar los precios de los sepelios en Barcelona. El voto negativo del partido de Xavier Trias se ha sumado al del PSC, Ciutadans y PP. Con esta oposición, el gobierno de Ada Colau no puede sacar adelante la funeraria pública. Tampoco tiene por ahora garantizado el voto favorable de ERC, que a lo largo del mandato se ha opuesto a la creación de la misma. Ante tal situación, el regidor Eloi Badia ha retirado el punto del orden del día del pleno de este viernes y ha convocado un pleno extraordinario para el próximo miércoles con este único tema sobre la mesa.