No todos los niños barceloneses tienen la posibilidad de sacar todo el partido posible a su tiempo libre. Una veintena de barrios, diseminados por los diferentes distritos de Barcelona, no disponen de ninguna entidad –tipo esplai, clubs juveniles o agrupación de escoltas– que ofrezca actividades de ocio alternativo a los menores de entre 5 y 17 años. Los territorios en los que no hay oferta (con la excepción de Pedralbes) coinciden con las zonas de la ciudad con rentas más bajas. Por este motivo, el Ayuntamiento de Barcelona va a impulsar un paquete de 40 medidas para promover “la equidad” en el aprovechamiento del tiempo de ocio y corregir así los desequilibrios económicos.

El programa destinará 1,14 millones de euros, que tendrán como destinatario principal “a la población en situación más vulnerable”, han explicado fuentes municipales. El comisionado municipal de Educación, Infancia y Juventud, Miquel Àngel Essomba, ha destacado que el gran objetivo de la iniciativa es que “las propuestas educativas en el tiempo de ocio lleguen a esos 20 barrios donde todavía no están presentes”.

Más concretamente, el programa municipal incluye una línea de subvenciones dotada con 141.000 euros que pretende impulsar los proyectos de ocio educativo allí donde más falta hacen. “Las ayudas económicas se concederán “en función del número de niños que participarán en ellas y también las que se lleven a cabo en barrios de acción prioritaria o con especiales necesidades sociales y económicas”, han precisado desde el consistorio barcelonés.


ACTIVIDADES DE OCIO EN LOS COLEGIOS

Entre las medidas para fomentar la educación en el tiempo de ocio, también se ha previsto que los centros educativos públicos incorporen programas que suplan a los propias entidades especializadas o que las entidades dispongan de las instalaciones de las escuelas para desarrollar sus actividades. “La educación reglada ha de poder compartir espacio con los esplais las agrupaciones de escoltas”, han subrayado un portavoz municipal.

Según los datos que baraja el Ayuntamiento de Barcelona, solo el 10% de los menores de la ciudad de entre 5 y 17 años participan en actividades de ocio educativo. Aún así, hay más de 17.100 niños y adolescentes inscritos en alguna de las más de 130 entidades de ocio educativo de la ciudad, en las que trabajan como voluntarios 2.900 educadores. La mayoría de esplais están en los distritos del Eixample, Horta-Guinardó y Sarrià Sant Gervasi.