Jaume Collboni ha esquivado este miércoles pronunciarse de manera abierta sobre un posible pacto con Manuel Valls tras las elecciones municipales del 26 de mayo, aunque a poco más de tres meses para las elecciones parece difícil que se materialice. El candidato socialista sí que ha mostrado partidario de crear un "cordón sanitario" contra la ultraderecha en Barcelona y aislar a Vox en caso de que irrumpa en el Ayuntamiento. Collboni tampoco ha querido confirmar sobre si Laia Bonet será su número dos. 

Requerido sobre Valls y su participación en la manifestación unionista junto a Vox en Madrid el pasado domingo, Collboni ha dicho que no se plantea "ir contra nadie estas elecciones, pero Barcelona necesita grandes acuerdos, y esto queda muy lejos cuando alguien se acerca a posiciones tan extremas", ha subrayado el concejal socialista en la presentación Imaginem Barcelona, un libro de conversaciones sobre la ciudad. Collboni opina que hablar ahora de posibles pactos postelectorales no aporta a nada. De este modo, el alcaldable tampoco ha contestado a Ada Colau, que el pasado lunes le preguntó abiertamente si pactaría con Valls.

"NO ES EL MOMENTO DE FICHAJES"

Hace unos días, Metrópoli Abierta avanzó que Collboni quería a Bonet como su número dos en su asalto a la alcaldía de Barcelona. Collboni se ha limitado a decir que "no es el momento de hablar de fichajes", aunque la conversación entre ambos ha existido porque Bonet ha reconocido que se lo está pensando. Perteneciente al ala catalanista del PSC, Bonet fue secretaria de Govern con José Montilla de presidente de la Generalitat y compitió con Collboni en las primarias socialistas de 2014. El edil tampoco se ha mojado sobre la posibilidad de fichar al exconseller Santi Vila, uno de los participantes en el libro que ha presentado, que ahora está siendo juzgado en Madrid por su implicación en el procés independentista.

Ante la posibilidad de que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, avance las elecciones generales, algo que parece más que probable tras la negativa del Congreso de los Diputados a aprobar los Presupuestos Generales del Estado, Collboni ha dicho que su prioridad seguirá siendo hablar de Barcelona ante la situación "crítica" y de "emergencia" que atraviesa la ciudad. El edil socialista considera "que la capital catalana no puede estar supeditada al proceso independentista, al igual que tampoco la política de un país se debe supeditar a la extrema derecha".