ARCHIVADO EN:

El lider del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, ha cargado con dureza contra las políticas en materia de seguridad que vienen poniendo en práctica el equipo de gobierno de Ada Colau.

Collboni, ha afirmado que “existe un riesgo de volver 30 años atrás en nivel de vida y de seguridad de los vecinos del barrio, que es el centro de la ciudad. Es un problema doble ya que por una parte proliferan los narcopisos. Cada vez que se cierra, uno se abre otro. Y por otro lado el de la proliferación y falta de control por lo que hace referencia a la explotación sexual, otro de los graves problemas del barrio del Raval”.

El que fuera socio de Ada Colau en el consistorio hasta hace unas semanas ha culpado al equipo de gobierno de la alcaldesa de lo que sucede en el barrio del Raval: “Desde el Ayuntamiento se han hecho unas políticas no solo de dejadez en temas de seguridad pública, sino de tolerancia en prácticas como la prostitución, que de una forma malentendida se ha considerado como una profesión, cuando no lo es. Estamos asistiendo a un serio problema de explotación sexual”.

SIN COMPLEJOS

Collboni también ha exigido a la alcaldesa que permita una respuesta más rápida y contundente de la Guàrdia Urbana cuando se produzcan este tipo de delitos. “Le he enviado una carta para pedirle que convoque la junta de seguridad local para hacer una ofensiva policial sin complejos y parar el golpe de lo que está sucediendo con la proliferación de narcopisos y de explotación sexual”. Y ha elogiado la rapidez con que se ha actuado para desalojar a las personas que ocuparon el edificio municipal de lla calle Sant Ramon. “Es una buena muestra de los que hay que hacer para evitar las ocupaciones”.

El líder socialista ha puesto como ejemplo de actuación pública la reforma que se hizo en el barrio hace años, cuando se reformaron espacios como el que ahora ocupa la Filmoteca, lugar escogido para hacer las declaraciones. “Aquí se puede ver la prueba de dos décadas de cambios gracias a la inversión pública. No hay que olvidar que estamos en el corazón de la ciudad, y una ciudad como Barcelona necesita un corazón fuerte y sano”.