La tensión en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha crecido con el debate sobre la moción que insta a la Fiscalía a retirar las acusaciones contra activistas de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR). La propuesta de la CUP se ha aprobad ocon los votos favorables de este partido, así como Barcelona en Comú, ERC y PDeCAT.

En cambio, los regidores del PSC, PP y Cs han votado en contra y han mostrado su descontento, especialmente los dos últimos partidos, a la decisión, que había sido pactada previamente entre los miembros de la CUP y los del partido que dirige Ada Colau.  

La portavoz del grupo de la CUP, Maria Rovira ha sostenido que "el Estado español ha iniciado proceso criminalización del movimiento independentista" y en este contexto ha situado las diligencias judiciales abiertas a los CDR por rebelión y las detenciones de activistas.

Por parte de BComú, el teniente de alcalde de Derechos Civiles, Jaume Asens, ha precisado que "la proposición no es de apoyo a las acciones de los CDR sino de denuncia de la criminalización de los CDR" y ha reclamado "no banalizar el terrorismo diciendo a las personas que sufren un corte de tráfico son víctimas de terrorismo".

ENFADO DE Cs Y PP

Cuando ha llegado el turno de Cs y PP, los líderes de ambos partidos han mostrado su descontento con la moción y han respondido con vehemencia a los impulsores de la reprimenda a la Fiscalía.

Así, Carina Mejías ha  acusado a los grupos que han votado a favor de la propuesta de "intentar legitimar la violencia política" y de ser "cómplices" de "la violencia contra aquellos que pensamos diferente". "¿Nos lo tomamos con humor o tenemos derecho a que nos protejan?", ha añadido la líder de Cs, quien ha destacado que desde octubre se han registrado más de 400 actos de violencia en Catalunya, como quemas de contenedores, cortes de carreteras y acosos y agresiones a jueces y políticos.

Por su parte, Alberto Fernández, líder del PP, ha señalado que "los CDR no son otra cosas que grupos totalitarios que pueden ejercer y han ejercido la violencia" y "la marca blanca de la CUP, la peor Batasuna que podamos conocer".

Alberto Fernández ha mostrado una foto de una pancarta que colocaron ante su domicilio, y ha reprochado a los grupos que han apoyado la propuesta de la CUP que "con su voto respalden a concejales que mandan a sus juventudes con pancartas amenazándonos".

La respuesta que ha recibido por parte de la alcaldesa, que preside el pleno, ha sido un llamada a la calma y un reproche al líder popular: "las pancartas nos las hacen a todos".