Un día después de que Manuel Valls fuese boicoteado en un acto público y obligado a abandonar El Raval por una manifestación orquestada de grupos contrarios, la alcaldesa de Barcelona ha confesado que todavía no tiene datos para evaluar lo ocurrido y que, en todo caso, Valls debería saber a lo que se expone en su pretensión de ser alcalde de Barcelona.

“No sé que ocurrió, no he hablado aún con los responsables sobre lo que pasó en El Raval. No he tenido tiempo de investigar ni de conocer el informe de la Guàrdia Urbana”, ha dicho Ada Colau en una entrevista a Catalunya Ràdio.

“Partiendo de la base de que Valls o cualquier otro candidato tienen derecho a expresarse y a hacer campaña, le diría que debería asumir que cualquier día puedes recibir protestas o te van a boicotear un acto. A mí me ha pasado muchas veces”, ha proseguido Colau. “A cualquier cargo público (sic) le puede pasar algo así, y entra dentro de lo que supone hacer política”.

Por otra parte, Colau ha advertido que este tipo de actuaciones pueden ser contraproducentes, en el sentido de que “lo ocurrido puede provocar un efecto contrario; lo que le ha pasado a Valls puede ser utilizado luego por él o por otros para argumentar cosas que no son ciertas, y hacer creer a la gente que la ciudadanía no tiene derecho a manifestarse en la calle cuando y contra quien le parece”.