Ada Colau sigue empeñada en traspasar barreras y bajarse a la arena para llegar al electorado. Si hace un año explicó en el programa 'Sálvame' que se define como bisexual y que mantuvo una relación con una italiana durante su Erasmus, la alcaldesa de Barcelona se ha sometido esta semana a las preguntas de unas youtubers, Devermut, que defienden los derechos del colectivo LGTB.

Y ha vuelto a insistir en que “puede pasar en cualquier momento de mi vida que esté con una chica. Puedo estar totalmente con una chica y con un chico”. De la misma manera, Colau, preguntada sobre si hubiera salido alcaldesa si su confiesa bisexualidad se hubiera hecho pública antes de las elecciones, ha respondido que “desde luego. Barcelona es una ciudad moderna. Lo raro es que sea la primera mujer alcaldesa”.

La mitad de la entrevista transcurre sobre temas de derechos del colectivo LGTB y sobre feminismo, aunque también hay espacio para preguntas más desenfadas, como si Colau ha ido alguna vez a la discoteca Arena, que con varias salas es una de las más populares de Barcelona entre las personas homosexuales. Su respuesta, rotunda: “Sí, muchísimas”.

“He bailado un montón de veces en Arena. Últimamente se me ha visto menos, porque he sido madre y el ser madre te limita bastante el ocio nocturno, pero a Arena he ido un montón de veces. Lo que no sabía es que se mantuviera como lugar top, porque eso pasa de moda”, ha comentado Colau, que ha mostrado su versión más desenfadada.

INCOMODA CON JOYAS

Por otro lado, también ha explicado el motivo de que no luzca joyería. “No llevo nada, ni pulseras, ni pendientes, ni collarines, porque no me sale”, asegura. Y ha explicado que cuando era pequeña a ella no le pusieron pendientes sus padres, aunque luego, “de adolescente me los intenté hacer, pero me pareció incomodo y ya lo dejé”.

Colau ha añadido que si tuviera una hija “dejaría que lo eligiera -el llevar pendientes- ella libremente. Creo que no hay que imponer en la medida de los posible”.

Colau ha contado que desde que es alcaldesa ya no sufre la intimidación machista cuando pasea por la calle, en forma de piropos o comentarios sexistas, entre otras cosas porque es un personaje público y lleva escolta, pero que en cambio concentra multitud de comentarios ofensivos, aunque “son solo comentarios”.

El vídeo de la entrevista a Colau ya ha superado las 60.000 visualizaciones, aunque todavía está lejos de la media de visitas a la página de Devermut, que superan ampliamente las 100.000 visualizaciones y han llegado en algún vídeo a las 300.000.