El Ayuntamiento de Barcelona ha retirado del balcón principal de la fachada de la plaza de Sant Jaume la pancarta que pedía la libertad de los 'presos políticos' (“Llibertat presos polítics”) porque no respeta la neutralidad política que se le presupone a los espacios públicos. El equipo de gobierno ha tomado la decisión en cumplimiento de una resolución de la Junta Electoral ,propiciada por una denuncia del Grupo Municipal de Ciudadanos (Cs). La decisión afecta también a los carteles, pancartas y eslóganes del mismo tipo que luzcan en todos edificios y dependencias municipales. De hecho, también se ha retirado una pancarta idéntica del balcón de la sede del distrito de Nou Barris.

El gobierno municipal presentó inicialmente alegaciones contra la resolución acogiéndose a la “libertad de expresión”pero fueron rechazadas por la junta, porque en este caso “el bien a salvaguardar es el de la neutralidad institucional” . Por eso, no puede obviarse que hay un partido político y una coalición que concurren a las elecciones del 21D (ERC y Junts per Catalunya, respectivamente) que tienen a varios de los integrantes de sus listas entre los encarcelados. Las dos formaciones, prosigue la junta, incluyen además incluyen la liberación de los mismos en el programa electoral específico para los comicios. El fallo subraya textualmente que dado que “no todos los ciudadanos ni partidos políticos de Barcelona que se presentan a las elecciones se identifican con ese eslogan” mantenerlo visible en un edificio público durante el período electoral “afecta a la neutralidad que se les exige a las instituciones públicas”, lo que vulnera el artículo 50.2 de la LOREG.

Balcón principal de la casa consistorial luciendo la pancarta que ya ha sido retirada EFE
Pancarta a favor de los politicos presos antes de que fuera retirada por mandato de la junta electoral / EFE

Un portavoz municipal ha reconocido que la pancarta se ha descolgado del balcón simplemente  porque “la resolución es firme y de obligado cumplimiento” aunque se está en desacuerdo con la decisión. “El equipo de gonierno no comparte el fondo de la resolución de la Junta Electoral”, ha preciado el portavoz. Las mismas fuentes han reiterado que el ejecutivo municipal “sigue exigiendo la libertad inmediata de los exconsellers de la Generalitat y de los presidentes de Òmnium y la ANC”. Para el equipo de la alcaldesa Ada Colau (BeC), ha proseguido el portavoz, “la verdadera anormalidad de las próximas elecciones al Parlament de Catalunya no son las pancartas, ni las expresiones en contra de la judiciliación de la política, sino el hecho de que haya varios candidatos en prisión preventiva” .

AYUNTAMIENTO INSTRUMENTALIZADO

Carina Mejías, presidenta del Grupo Municipal de Cs en el Ayuntamiento de Barcelona, la formación que interpuso la denuncia que ha forzado la retirada de la pancarta, ha recordado que en la última comisión de Presidencia, celebrada hace solo unas semanas, se le pidió mediante un ruego a Colau que retirara la pancarta “pero se negó”, por lo que fue necesario acudir a la Junta Electoral. Mejías ha acusado a la alcaldesa de “instrumentalizar permanentemente” el ayuntamiento para “para su proyección personal y como propaganda política”, siempre en favor de los independentistas.

La líder de la formación naranja ha corroborado que “la pancarta vulneraba la neutralidad y no respetaba la pluralidad” porque favorecía a determinadas formaciones que tienen a personas “encarceladas por haber incumplido la ley, no a presos políticos,” como candidatos en sus listas electorales. Mejías ha avanzado que no descarta pedir a la Junta Electoral que se retiren también los lazos amarillos de los edificios municipales y la iluminación de las fuentes y fachadas alusiva a los políticos encarcelados “si vulnera el principio de igualdad y si se instrumentaliza en beneficio de una ideología. “Colau tiene que velar por la neutralidad y la pluraliidad porque el ayuntamiento no es de su propiedad”, ha sentenciado la edil de Ciutadans.

En la misma línea se ha situado el portavoz del Grupo Municipal del PP, Alberto Fernández, que ha instado a la alcaldesa a que suprima también "la iluminación amarilla de las fuentes y edificios, es lo que ha definido como "una muestra más de la cooperación necesaria de Colau con el independentismo”.  Con cierto sarcasmo, Fernández ha reprochado a Colau que “se pone morada al iluminar de amarillo fuentes y edificios por los presos políticos, un hecho que crea sonrojo democrático y le ha pedido que “trabaje más para para fortalecer al comercio de la ciudad en Navidad, iluminando más calles y promoviendo campañas que incentiven al comercio de barrio”.   

Por otro lado, el portavoz del Grupo Municipal Demòcrata (PDeCAT), Jaume Ciurana, ha comentado que la Junta Electoral "debería pronunciarse sobre si es neutral tener candidatos en prisión o en el exilio sin poder hacer campaña". Ciurana ha lamentado que se intente "hacer ver que vivimos en una situación de normalidad" y ha denunciado que discrepa de la resolución de la Junta Electoral porque "no és neutral”. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.