Ada Colau quiere los que exconsellers y líderes independentistas presos en cárceles españoles sean trasladados a prisiones catalanas. La alcaldesa de Barcelona ha pedido al nuevo presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, "un acercamiento" de los encarcelados para que sus familias dejen de sufrir.

Colau es de la opinión que la normalidad no se recuperará mientras estas personas sigan en prisión y ha exigido a Sánchez que pase de las palabras a los gestos. Aunque es consciente de que la libertad de estas personas no depende de Sánchez, la alcaldesa considera que el Ejecutivo tiene muchas maneras de incidir para poner fin a la prisión preventiva.

En una comparecencia este martes en el Saló de la Ciutat, Colau se ha mostrado predispuesta a colaborar con los dos gobiernos recién formados, el catalán y el español, para que esta etapa de "cambio esperanzador" acabe fructificando. La edil ya ha pedido un cita formal al presidente de la Generalitat, Quim Torra, y al del Ejecutivo español. El pasado sábado, Colau aplaudió el paso dado por el PSOE para sacar a Mariano Rajoy de La Moncloa con "un acuerdo plural". 

EL PRECIO DE LOS ALQUILERES

Colau ve urgente tratar con los dos gobiernos temas como el precio de los alquileres y la financiación del transporte público. En este sentido, la intención de los comuns es celebrar un pleno sobre la agenda de Barcelona para intentar alcanzar la máxima unidad de los grupos municipales ante las reuniones con Torra y Sánchez.

Colau ya se ha reunido con el PSC y ERC y en los próximos días lo hará con el resto de partidos en el Ayuntamiento. La alcaldesa quiere llegar "a amplios acuerdos" con republicanos y socialistas, pero la operación parece inviable. Con Alfred Bosch, los comuns han intentando alcanzar acuerdos para sacar adelante la conexión del tranvía por la Diagonal y la puesta en marcha de una funeraria pública. Ambos temas ha acabado descartándose para este mandato.

Con los socialistas, la situación todavía es más delicada. PSC y comuns fueron durante un año y medio, desde la primavera de 2016 hasta otoño de 2017, socios de gobierno. El pacto se rompió el pasado noviembre por el apoyo de los socialistas a la aplicación del artículo 155. Siete meses después, Colau pide ayuda a Jaume Collboni. El socialista ya le ha dicho que se centrará en seguir haciendo oposición y que los acuerdos que se alcancen serán puntuales.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.