Manuel Valls y Ada Colau son los alcaldables de Barcelona con más seguidores en Twitter. 1,05 millones el primero y 861.000 la alcaldesa, pero, en cambio, no son los que mejor utilizan esta red social. El mérito se lo reparten el candidato del PP, Josep Bou, y el líder de Vox Barcelona, Ignacio Garriga.

Bou ha desbancado a Garriga en lo más alto del barómetro que realiza la empresa Postanalytics, la cual monotoriza semanalmente el uso de Twitter de los candidatos a la alcaldía de Barcelona. Durante las dos primeras semanas del año, el líder de Vox Barcelona y posible aspirante a entrar en el Ayuntamiento -el partido todavía ha de hacer sus primarias para elegir a su cabeza de lista- era el mejor 'tuitero', pero ahora ocupa la tercera posición, superado también por Adrià Alsina, que aunque ya no es candidato, sí que aparece en la lista.

TUITEAR ACTUALIDAD

La clave por la que Bou y Garriga aparecen tan arriba, por encima de otros candidatos como Colau y Valls, es por la manera en la que utilizan Twitter, con mensajes propios y vinculados a la actualidad.

Así lo explica Olivier Salmon, director de Postanalytics. Garriga “tuitea muchos temas de actualidad que funcionan muy bien, como los ataques que ha sufrido su partido. Tiene a toda su gente detrás”, compartiendo y opinando al respecto. “No es lo mismo que un tuit más informativo”, resume el analista de redes sociales.

ENGAGEMENT

Para medir la importancia en las redes, esta compañía analiza, entre otros factores más conocidos, el 'engagement', que cuantifica las reacciones que provocan, el origen de las personas que interactúan -eso penaliza mucho a Valls, pues la mayoría de sus seguidores son franceses y están peor valorados por no tener repercusión en la campaña- o la proporción de respuestas en función de los seguidores que se tiene.

Ranking de uso de Twitter de los candidatos a la alcaldía e Barcelona

De esta manera, Valls o Jaume Collboni, pese a ser más activos en Twitter que Jaume Garriga, tienen peor valoración, pues no consiguen tanta repercusión. Por su parte, la alcaldesa Colau, que en las elecciones de 2015 consiguió movilizar a muchos electores a través de las redes sociales, ha perdido repercusión en las mismas y actualiza bastante menos que hace cuatro años.

Por su parte, Valls ha perdido 'engagement' al empezar a tuitear en español o catalán, porque muchos de sus seguidores no le entienden. Es por ello que Salmon considera que “es difícil comparar a Manuel Valls con Colau”. Como curiosidad, el peor valorado de todos es el candidato independiente Ferran Mascarell, quien apenas tiene repercusión.