Escuelas, Centros de Atención Primària, guarderías, centros cívicos, bibliotecas, pabellones deportivos, obras públicas de barrio y grandes reformas de ciudad, como la transformación la ronda de Sant Antoni y las obras de Glòries -una vez más- se verán afectadas o directamente paralizadas por los recortes que prepara el gobierno de Ada Colau para este año y 2019 por valor de 107,5 millones, como ha denunciado esta semana el PSC. En total se frenan 159 proyectos.

Hace apenas dos días, fuentes del gobierno de Colau tachaban al líder de los socialistas en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, de "irresponsable" y le acusaban de utilizar un documento desfasado para denunciar unos recortes que desde el ejecutivo de la alcaldesa no han parado de negar y se han limitado a hablar de "reajustes" y "reprogramaciones". Lo cierto es que si se cumplen los recortes que anuncia La Vanguardia, que ha tenido acceso a un documento interno, los distintos portavoces de Colau han faltado a la verdad tanto a la oposición como a la opinión pública a menos de un año de las elecciones. El citado documento no es definitivo y podría sufrir modificaciones.

AFECTADAS LAS OBRAS DE GLÒRIES

Colau, que sigue sin dar la cara en la que se prevé una de las crisis más importantes del mandato y que puede perjudicar muy seriamente la posibilidad de que salga reelegida por segunda vez, frenará 159 proyectos. Algunas de las obras más imporantes que se pueden ver paralizadas o ralentizadas son la rambla de Vallcarca (5,09 millones), la biblioteca de Sarrià (5 millones), el túnel de Glòries (4,7 millones), las obras de la antigua fábrica de Fabra i Coats (4,08 millones) y el edificio del Borsí del Gòtic (alrededor de un millón).

La construcción o reformas de colegios son otras de las inversiones que se verán afectadas. Es el caso de  las escuelas Entença (Eixample), Anglesola (Les Corts), Can Maiol (Sants-Montjuïc), Antaviana (Nou Barris), Escola d’Adults Ciutat Meridiana (Nou Barris), Ignasi Iglesias (Sant Andreu) y el Institut d’Educació Secundària 22@ (Sant Martí). Tampoco se levantarán cinco guarderías, entre ellas una en el Raval (Ciutat Vella), Sants-Montjuïc, La Teixonera (Horta-Guinardó), Can Carreras (Nou Barris) y las Casernes de Sant Andreu). Y se deja para más adelante el casi millón de euros que el consistorio tenía que poner para la construcción del nuevo ambulatorio de la Barceloneta. El equipamiento se debía construir junto a la Generalitat.

PARADA LA REFORMA DEL TEATRO ARNAU

Los recortes también dejarán para otro momento la reforma del Teatro Arnau (750.000 euros), que languidece abandonado en el Paral·lel desde que hace siete años fue comprado por el Ayuntamiento, las reformas de Can Carreras (2 millones), Can Peguera (1,9 millones), el Espai Jove de Les Corts (1,8 millones) o el Casal de Barri Llobregós (1,7 millones). Otro plan que queda mutilado es la reforma de la Rambla que prepara la arquitecta Itziar González y que perderá cerca de un millón de euros.

Según el documento que presentó Collboni hace apenas dos días, los distritos más afectados por los recortes son, por este orden, Sant AndreuSants-Montjuïc y Nou Barris. Las partidas que se recorta están incluidas ya en cada área municipal -como se detalla más adelante-, pero sobre el terreno se concretarán en los tres distritos citados en más de 13 millones cada uno entre este año y 2019. Según Collboni, los tijeretazos se podrían empezar a aplicar en septiembre. En Ciutat Vella, con un grave problema de convivencia y seguridad por los narcopisos del Raval, los recortes ascenderán a 8,4 millones.

MALA PLANIFICACIÓN

A nivel de grandes áreas, los recortes más salvajes se producirán en derechos sociales, con 39,5 millones entre 2018 y 2919; Ecología Urbana, que ejecuta buena parte de las obras públicas de la ciudad, con 34,4 millones, y el departamento de Derechos de la Ciudadanía y Participación, con casi 25 millones. Seguridad y Prevención no tendrá pérdidas, pero la inversión prevista es ridícula: 1,1 millones. Los recortes por valor de 107,5 millones se concretarán en 21,1 millones este año, y 86,4, en 2019. El plan de inversión municipal prevé 367 millones para 2018 y 2019.

Según Collboni, los recortes se deben a una mala planificación en el cálculo de las recaudaciones de los impuestos de la plusvalía y el IBI, que han ido a la baja por un valor de más de 100 millones de euros,. El gobierno únicamente ha admitido menos ingresos de plusvalía, pero no de IBI, un impuesto en el que asegura que este año se recaudará cuatro millones más que el anterior. Lo cierto es que el Ayuntamiento tiene menos ingresos y no puede gastar tanto. Con este panorama, a Colau no le queda más remedio que recortar.

OCULTAR LA VERDAD

Este jueves, Collboni exigió la comparecencia de Colau, como máxima reponsable de la gestión de la ciudad. El líder del PSC ve "una vergüenza democrática" que la alcaldesa esconda los recortes. Collboni pidió a Colau que convocara a los grupos municipales y que les informase con transparencia. Alfred Bosch, de ERC, ha ido más allá y ha pedido un pleno extraordinario. Según el concejal republicano, el tijeretazo afectará también al gasto corriente en un 5%. "Estamos antes un caso gravísimo a nivel económico al que se añade la ocultación de la verdad. Se nos dijo que no había recortes, que solo serían reprogramaciones. Cada día, la magnitud de la tragedia es mayor", según Bosch.