Ada Colau ha perdido la votación de la multiconsulta sobre la remunicipalización del agua y ha estallado. La alcaldesa no ha sabido perder y ha acusado a los partidos de la oposición de "hacer el juego" a la empresa Aigües de Barcelona al votar en contra de la pregunta sobre la recuperación de la gestión pública del agua. Según Colau, PDeCAT, PSC, PP, Ciutadans y CUP se han alineado a favor de los intereses privados.

Lo cierto es que la multiconsulta ha generado muchas dudas y Colau no ha hecho ni una sola autocrítica. El proceso participativo tiene 10 recursos judiciales en contra por distintas causas, entre ellos algunos contenciosos administrativos por el Reglamento de participación y demandas por el contrato de logística de la multiconsulta, que ahora habrá que ver como quedan si la votación no se realiza. Incluso la Fiscalía ha abierto diligencias para investigar si el gobierno municipal de Barcelona conculca derechos básicos al pretender ceder el padrón municipal (con datos de menores de edad) a empresas privadas para la celebración de la multconsulta. Además, los costes se han disparado hasta los 3,6 millones.

SIN GARANTIAS JURÍDICAS

En el pleno de este martes, casi toda la oposición ha puesto sobre la mesa los defectos y errores del gobierno en este proceso. "No votaremos a favor de una multiconsulta con irregularidades en la recogida de firmas y falta de garantías jurídicas", le ha resumido la concejal de Ciutadans, Carina Mejías, a Colau. Pero la alcaldesa ha hecho oídos sordos y ha pasado al ataque.

"Su voto no va contra contra mi, ni contra el gobierno de la ciudad, sino contra el Ayuntamiento [como institución] y la democracia". Y añadido: "Se está haciendo negocio a costa de un bien de primera necesidad", ha dicho Colau en referencia al agua. La primera edil ha sido particularmente crítica con el voto contrario de la CUP, a la que ha acusado de "un paternalismo incomprensible" hacia los movimientos sociales, impulsores de la pregunta. La regidora de Participación, Gala Pin, ha apuntado que con este voto contrario a la multiconsulta se estaba dando "un paso atrás en la defensa de la democracia".

La CUP en ningún momento se ha posicionado en contra de la remunicipalización. Todo lo contrario. La concejal Maria Rovira ha recordado que el pleno municipal aprobó en 2016 una resolución favorable a la municipalización y ha instado a poner un calendario para llevarla a cabo. Rovira ha argumentado el voto contrario porque la consulta planteada no es vinculante.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.