La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha visto la luz. Este lunes ha afirmado –esperanzada– que los cambios en ERC, cuyo líder municipal, Alfred Bosch, ha renunciado a ser candidato, pueden facilitar acuerdos de ciudad. Entre los que ha citado se encuentran la conexión del tranvía –descartada en el pleno con el rechazo de ERC–, la funeraria pública y la remunicipalización del agua.

"Si los cambios que se están anunciando en ERC confirman que están orientados a hacer más acuerdos de ciudad, bienvenidos sean", ha destacado Colau en el marco de las fiestas de La Mercè. Asimismo, ha pedido no esperar a las elecciones municipales para avanzar en acuerdos, porque no dan el mandato por acabado y la ciudad “está muy viva”.

UN TRANVÍA FALLIDO

En esta línea, ha admitido que los últimos meses no han sido fáciles con Bosch, especialmente cuando ERC rechazó unir el tranvía por la Diagonal, en una estrategia que Colau cree que quería "desgastar" a su ejecutivo, y ha insistido en pedir que el nuevo candidato de ERC –que podría ser el conseller Ernest Maragall– llegue con voluntad de acuerdo.

Sobre el conflicto independentista ha aseverado que "hay que hacer política y democracia, que es para lo que nos pagan el sueldo". De hecho, la alcaldesa ha apoyado todas las posiciones que aboguen por avanzar en el diálogo, incluida la que el arzobispo de Barcelona, el cardenal Juan José Omella, ha lanzado en su homilía por La Mercè, aunque ha recordado que ella no ha asistido a la misa.

PP Y CIUDADANOS NO HAN SUBIDO AL BALCÓN

Preguntada por la negativa del líder del PP en el Ayuntamiento, Alberto Fernández, de compartir el balcón del consistorio con el presidente del Govern, Quim Torra, Colau le ha exigido una actitud más democrática: "Entiendo que tengan discrepancias con Torra, yo también las tengo, pero es el presidente de Catalunya y ha sido escogido democráticamente", ha replicado. No se ha referido a los concejales del grupo de Ciudadanos que tampoco han querido estar en el balcón por motivos similares, porque este grupo municipal no lo había comunicado aún. 

Finalmente, Colau ha celebrado que la "convivencia ejemplar" con la que se está desarrollando las fiestas de La Mercè, y ha remarcado que el modelo de descentralización hacia los barrios y feminista llegó para quedarse. Después ha felicitado a todos los que hacen posible la fiesta, entre ellos al comisionado de Cultura, Joan Subirats, que ha comparecido con ella en su primera Mercè.

UN MILLÓN DE ASISTENTES

Así, ha asegurado que hasta el momento cerca de un millón de personas han participado en las actividades de La Mercè, que se celebra desde el viernes. De este modo, a falta de las actividades nocturnas del lunes –que incluyen el Piromusical–, se prevé que la cifra definitiva de asistentes sea similar a la del años anteriores.