Si algo ha demostrado Colau durante su mandato como alcaldesa de Barcelona, es que nunca se da por vencida. Tras no conseguir los apoyos necesarios para impulsar la multiconsulta, el tranvía por la Diagonal o la funeraria pública, la líder de Barcelona en Comú (BeC) ha vuelto a poner sobre la mesa los mismos proyectos. Ahora ha insistido en el envío de cartas a Europa para pedir ayuda en el conflicto catalán.

Colau ya envío en 2017, días antes de la votación del 1-O, una treintena de cartas a alcaldes de capitales europeas a los que pedía su apoyo para pedir a la UE que mediara entre el Gobierno español y el catalán para buscar "una solución dialogada" a la organización del referéndum. 

CARTA A EUROPA

Ahora se ha dirigido, también por carta, a las principales instituciones europeas para manifestarles su preocupación por el juicio del 'procés' que empezará el próximo día 12 y en las que señala que no se trata "simplemente de un asunto interno del Estado español". Al igual que sucedió en septiembre de 2017, cuando las cartas de la alcaldesa no tuvieron ningún efecto, tampoco se espera que lo vayan a tener las que ha dirigido ahora a los principales líderes europeos, en lo que se interpreta más como un gesto hacia sus socios independentistas.

Entre los destinatarios de las cartas están el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, y al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. A ellos Colau les asegura que "la celebración de este juicio representa el fracaso de la política, entendida como espacio de diálogo y de negociación, y la delegación de la solución de un problema eminentemente político a instancias judiciales".

CRÍTICAS A VOX

Aunque no cite a Vox, Colau se refiere al partido liderado por Santiago Abascal al señalar que "un partido de extrema derecha está haciendo un ejercicio que podría ser fraudulento de la acusación popular, utilizando el juicio como altavoz para difundir su ideario de odio y obtener un rédito electoralista".

Colau considera que el juicio no contribuirá a "construir una salida negociada" del conflicto catalán. Es más, asegura que "si termina con sentencias condenatorias, difícilmente servirá para reconducir el problema del encaje de Catalunya dentro de España y reforzará la polarización"; por lo que les advierte que "las consecuencias de este juicio son de interés para el conjunto de instituciones europeas".

ACTO CON ALCALDES

La carta la ha enviado el día antes de que ceda el Ayuntamiento de Barcelona para la celebración de un acto en el que participarán la mayoría de los alcaldes catalanes independentistas, así como la propia Colau, para pedir un juicio justo e imparcial para los representantes políticos y sociales procesados por el 1-O.