El futuro del pacto de Gobierno en el Ayuntamiento de Barcelona lo decidirán las bases de Barcelona En Comú. El equipo que dirige Ada Colau ha optado finalmente por dejar que esta crucial decisión para el futuro de la ciudad la tomen los afiliados de su partido.

Las desavenencias entre BComú y el PSC se han acrecentado en las últimas semanas por el apoyo de los principales dirigentes del partido encabezado por Miquel Iceta a la aplicación del artículo 155, postura que ha indignado a los comunes, totalmente contrarios a las medidas adoptadas por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Desde la propia alcaldesa hasta algunos de sus más próximos no han dudado en poner en cuestión la continuidad del pacto, sobre todo por el precio electoral que se puede llegar a pagar entre los electores, aunque desde el PSC se ha asegurado que el acuerdo no está en cuestión.

El hecho de que su socio de Gobierno no se haya desmarcado claramente de la aplicación del 155 ha generado un intenso debate entre la militancia de BComú. Y en medio de ese río revuelto no ha podido evitar 'lanzar la caña' la oposición independentista, consciente de que el control político de la ciudad de Barcelona es clave para sus intereses.

La pregunta que se trasladará a los militantes de BComú se decidirá este martes, mientras que la votación, que se hará de forma digital, comenzará a finales de semana. La formulación de la pregunta puede ser una de las claves para el resultado final de la votación, aunque fuentes de los comunes aseguran que el malestar entre la militancia, sobre todo en aquellos sectores más afines a los independentistas, por el acuerdo con el PSC ha crecido mucho en los últimos días y son muchas las voces que han pedido la ruptura del pacto.

DEBATE INTENSO

El debate generado en el seno de los comunes sobre la situación creada por el apoyo del partido que en el Ayuntamiento encabeza Jaume Collboni está siendo intenso. Aunque Ada Colau se ha mostrado contraria a aplicación del artículo 155 y ha sido muy crítica con los encarcelamientos de los ex consellers, siempre ha mantenido serias dudas a gobernar en el consistorio con los independentistas del PDeCAT, ERC o la CUP.

Por todo ello, la dirección del partido ha optado porque sean los mismos militantes que en el pasado aprobaron el pacto de gobierno con el PSC los que ahora decidan sobre su continuidad. Serán unos 10.000 afiliados los que tendrán derecho a voto en la consulta y los que marcarán el rumbo político del consistorio en una segunda parte de la legislatura que se adivina complicada.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.