Ada Colau ha presumido de que “Barcelona es la nueva capital de la movilidad europea” tras certificarse la salida de Uber y Cabify de la Ciudad Condal.

La alcaldesa de Barcelona ha cerrado este viernes el ciclo 'Pensar Barcelona' que ha organizado el Cercle d'Economia. En la conferencia de este viernes, también han participado el presidente de esta entidad, Juan José Brugera, y el presidente de Barcelona Global, Pau Guardans.

Colau ha hecho una lectura muy positiva de la situación actual de Barcelona, muy alejada de los indicadores del último Barómetro municipal y de las quejas de amplios sectores de la ciudad. “Barcelona es un factor de estabilidad”, ha remarcado la primera edil, tras expresar su satisfacción por la continuidad del Mobile.

POCA ECONOMÍA

“No comparto el pesimismo. Las empresas punteras dicen que Barcelona es la ciudad ideal para invertir por su cohesión social”, ha comentado Colau, tras un discurso en el que ha hablado muy poco de economía.

La supuesta bonanza económica de Barcelona que ha reivindicado Colau no ha sido compartida por Brugera y Guardans. “Barcelona necesita otro impulso y potenciar la colaboración público-privada”, ha manifestado el presidente del Cercle d'Economia. Más crítico se ha mostrado el presidente de Barcelona Global. “El punto de partido no es malo, pero nos falta un proyecto. Debemos entrar en un nuevo ciclo. Necesitamos una Barcelona diferente, orientada al talento y las nuevas tecnología. Tenemos que repensar el futuro de Barcelona”.

EL ÁREA METROPOLITANA

En un foro poco atractivo para Colau, la alcaldesa ha optado por un discurso extenso, casi publicitario, para esquivar los auténticos problemas económicos de la ciudad. No ha habido debate con Guardans y Brugera, aunque ha coincidido con ellos en la necesidad de impulsar políticas conjuntas con los otros municipios del área metropolitana. “Barcelona precisa una visión regional. Con las poblaciones del Baix Llobregat y del Vallès, suma cinco millones de habitantes y desarrolla el 80% de la economía catalana”, ha remarcado Brugera.

Guardans, por su parte, ha insistido en que “Barcelona es un núcleo pequeño y corto y el actual modelo metropolitano es invisible porque no tiene ni nombre”. “Barcelona es insuficiente para asumir los nuevos retos. Necesitamos una BCN metropolitana”, ha añadido el presidente de Barcelona Global. “El área metropolitana, actualmente, agrupa a 36 municipios y hemos de aspirar a una región metropolitana con 164. No acabamos de avanzar y deberíamos crear un proyecto con vistas a 2030”, ha apuntado Colau.

LA INSEGURIDAD NO EXISTE PARA COLAU

La alcaldesa ha destacado sus supuestos logros en temas sociales y ha negado que la ciudad tenga un problema de seguridad. “Barcelona no es una ciudad insegura y es irresponsable reproducir esta imagen. Simplemente, tenemos problemas puntuales”, ha dicho la primera edil, asegurando que la Ciudad Condal “está por delante de Nueva York, Londres y París”. También ha pedido más recursos policiales a la Generalitat para combatir los narcopisos y ha rechazado aplicar políticas de mano dura para erradicar el top manta y las ocupaciones.