El alquiler es una de las preocupaciones que más crece entre los barceloneses. Su alza continuada pone entre la espada y la pared a la cara más reconocida de la lucha por el derecho a la vivienda. En la entrevista concedida a 8TV, la alcaldesa Ada Colau ha calificado de “inaceptable” el alza de los alquileres en la ciudad. Un quid al cual asegura no tener las suficientes herramientas para poderle hacer frente desde la Casa Gran, ya que la competencia pertenece al Estado y la Generalitat.

“Hace un año que alertamos del problema y desde la Generalitat nos dijeron que éramos unos alarmistas”, ha criticado Colau. Simultáneamente, ha recordado al sector inmobiliario la burbuja del tocho que crearon hace escasos años. Por este motivo les ha advertido que, si no consiguen moderar los precios, ellos también se verán perjudicados.

Colau se ha mostrado conocedora de lo que sucede a pie de calle con el incremento de los precios. “Está provocando el desplazamiento de la población hacia otras zonas”, ha asegruado. Una migración interna que, según profetizaba, “terminará por afectar a toda el área metropolitana”. El hecho que los vecinos de Barcelona se terminen desplazando a las ciudades vecinas comportará un aumento de sus alquileres.

El hecho que, hoy por hoy, los contratos del alquiler sean de tres años es lo que está provocando una mayor “precarización” del sector, opina. Al parecer de la activista, la última reforma del PP es la responsable que el propietario tenga vía libre para “doblar o triplicar las mensualidades” ua vez vence el contrato.

Sobre la relación que puedan tener los apartamentos turísticos con el incremento de precios, Colau ha querido destacar que la aprobación del Peuat servirá para regularlos y que, como consistorio, ya han actuado contra los irregulares. “A AirBnb ya le hemos puesto multas de hasta 600.000 euros”, ha conluído sobre el tema.