Nuevo encontronazo entre la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el gobierno catalán. Las relaciones entre ambos no ayudan a solucionar el problema mayoritario entre los barceloneses: la inseguridad. Colau reclamó ayer de nuevo a la Generalitat el despliegue de 150 agentes de los Mossos d’Esquadra en la capital catalana para antes de verano. La alcaldesa hizo esta petición en la Junta Local de Seguridad de Barcelona, pero el conseller de Interior, Miquel Buch, la dejó plantada, según ha avanzo El País. Y es que el titular de Interior se encontraba en otra reunión de seguridad en La Seu d'Urgell (Lleida).

La alcaldesa de Barcelona ha reclamado en varias ocasiones más efectivos, pero nunca ha obtenido una respuesta positiva por parte del conseller. Colau y Buch sólo han mantenido dos reuniones oficiales desde que se constituyó el último Govern, una en la primera Junta de Seguridad del consejero y otro en una reunión en Interior, y en ambas la alcaldesa ha reclamado más Mossos.

CAMBIOS EN LA AGENDA DE MIQUEL BUCH

La Junta debía celebrarse el 10 de abril pero, según fuentes municipales, a Buch no le cuadraba la agenda y trasladaron la reunión a ayer. Pese al cambio de fechas, el conseller de Interior no se presentó a la reunión. Por contra, su lugar lo ocupó el director general de policía, Andreu Martínez.

RESPUESTAS POR TWITTER

A través de su cuenta oficial de Twitter, Ada Colau ha criticado la actitud de Buch y ha recordado que la silla del conseller estaba vacía:

Gala Pin también se ha pronunciado sobre el plantón de Buch a Colau, que lo ha calificado de una "desfachatez insultante”.

Por su parte, Elsa Artadi ha defendido a Miquel Buch argumentando que el conseller estaba en la Junta de Seguridad de La Seu d’Urgell. Además, la candidata de facto de JxCAT ha criticado que Ada Colau “siga dejando la silla vacía en los debates electorales sobre Barcelona”.