Barcelona en Comú (BeC) ha cumplido ya el 80% de su programa electoral en Barcelona. Así lo afirman fuentes de esta formación a Metrópoli Abierta. Y todo ello, subrayan, “en una situación insólita y un momento muy complicado, con la judicialización de la justicia, la inestabilidad institucional y un gobierno municipal en minoría”. Aún así, aseguran desde la formación de Ada Colau, “se ha conseguido atender a las emergencias sociales que eran nuestra prioridad”.

Ante las críticas de la oposición municipal, que acusa al equipo de Colau de no haber solucionado ni una sola de sus promesas electorales, sus colaboradores desgranan datos para demostrar lo contrario. “¡Hemos dado un impulso a las medidas contra los desahucios, consiguiendo parar en esta legislatura más de 6.000 desalojos!”, afirman las fuentes a este diario. No es la única medalla: se han habilitado oficinas de información energética, se han multiplicado las becas comedor, se han intensificado las ayudas al alquiler y se han puesto en marcha “medidas de cambio estructural que cambian las reglas del juego en Barcelona”. A pesar de ese optimismo, lo cierto es que el pasado otoño se eliminaron ayudas públicas a los deportes y se han paralizado proyectos por falta de presupuesto.

GUARDERÍAS Y DENTISTAS

Pero, según BeC, durante el mandato de Ada Colau se han abierto 19 guarderías públicas, “por lo que, por primera vez, hay más centros públicos que privados”. Aseguran, asimismo desde la formación de izquierdas que el gasto social subió mas del 50% en esta legislatura y que se han destinado más de 250 millones de euros al plan de barrios.

Otra de las medidas que destacan es la creación del 'dentista municipal', lo que hará que el servicio odontológico sea “ente un 15 y un 46% más barato, al haber firmado un convenio con los dentistas”. Otros logros en estos cuatro años, según el partido, son las actuaciones municipales para ordenar el turismo y para proteger vivienda social. En este sentido, aunque no se ha cumplido el objetivo de construcción de vivienda pública, sí se considera un éxito sin precedentes el haber logrado que el 30% de la vivienda que se construya en el futuro se reserve a vivienda social. “Ello representa un cambio de paradigma en este sector, ya que se implica a los agentes privados en el tema”, subrayan.

LOS LOGROS CONSEGUIDOS

El equipo de Colau saca pecho, especialmente, en varios grandes temas de ciudad: “Se zanjó el tema de los impuestos de la Sagrada Familia, que hace casi 100 años que colea. Luego, hemos cerrado la cárcel Modelo, recuperando ese espacio para la ciudad. Y, por último, hemos llevado el Metro al barrio de la Marina y hemos enfilado la solución final para reordenar el entorno del Camp Nou. Y eso por citar sólo algunos de los grandes temas a los que hemos tenido que hacer frente”, añaden. Todos esos temas, sin embargo, ya coleaban desde la anterior legislatura y sus negociaciones fueron iniciadas hace años.

En materia del comercio y de las terrazas de la restauración, el Ayuntamiento niega que jugase partidistamente. “Ahí, los lobbies han jugado con las piezas que tenían en sus manos y se aliaron con la oposición. Sólo BeC y la CUP defendimos un cambio, porque la ordenanza de Convergència era inaplicable y no podíamos permitir su uso que, además, había sido invalidado por la justicia. Es cierto que nos han criticado e incluso desde las filas de la FAVB. Pero, en realidad, el acuerdo al que se llegó fue fruto de una negociación. No era nuestro acuerdo ideal, sino que fue fruto de un pacto. Así, ahora ese pacto permite la gestión detallada calle por calle y garantiza el paso por el espacio público al mismo tiempo que permite la convivencia con los vecinos y el uso de las terrazas por parte de los bares”. Acusan, no obstante, que “hay un espectáculo electoralista con este tema, pero al final se ha encontrado una solución basada en prioridades”.

Otro gran éxito apuntado, afirman desde BeC “es la regulación del turismo. Junto con los movimientos sociales, conseguimos cambiar fórmulas y ordenanzas, porque el turismo tiene beneficios, pero también costes, y hemos de hacer que éstos sean asumibles. En este sentido, hemos hecho lo que otras grandes ciudades como París, Berlín o Amsterdam y hay ciudades como Venecia, Florencia o Lisboa que están mirando cómo lo aplicamos nosotros para tomar medidas”.

LOS GRANDES FRACASOS

Hay tres grandes temas abiertos, sin embargo, que no se han podido concretar ni llevar a cabo. El primero de ellos es la conexión del tranvía por la Diagonal. “Es una apuesta por el modelo sostenible de transporte. En este caso, fue ERC quien bloqueó el tema por un cuestión puramente electoralista. Pero nosotros no abandonamos el tema y lo volveremos a plantear ante la ciudadanía”, aseguran desde BeC.

Otro de los temas fallidos fue el de la creación de una funeraria pública. “En ese caso, hay un pingüe negocio con muchos intereses y no hemos podido acabar de plasmarlo”, se quejan. En tercer lugar, el otro gran tema pendiente es el de la remunicipalización del agua. “Aquí, seguimos apostando por una gestión pública del agua. Agbar es el principal agente que defiende el modelo actual y tiene unos legítimos intereses. Pero nuestra apuesta es otra y seguiremos luchando por ella”, enfatizan.

Sobre el tema de la inseguridad ciudadana, el equipo de Colau echa balones fuera. “Barcelona sigue siendo una ciudad segura según los estándares europeos. Pero la seguridad ciudadana depende de los Mossos d’Esquadra, no de la Guardia Urbana. Lo que pasa es que aquí ha habido una situación de estrés sobre los elementos de la seguridad. Se han enviado policías a Catalunya, pero su actuación se centró en medidas de represión contra el 1 de octubre. Vinieron para evitar que hubiese urnas. En cambio, la plantilla de los Mossos no aumentó”.

Según BeC, “hay repuntes de criminalidad, especialmente de tirones y hurtos, en toda Catalunya pero por una falta estructural de Mossos, que en Barcelona es de miles. Eso ya lo hemos ido advirtiendo. En junio pasado, mantuvimos una reunión con el consejero del Interior, Miquel Buch, con el tema de los narcopisos como principal objetivo. Lo vio claro y se hizo una reorganización para cerrar los 150 narcopisos de Barcelona. Pero nosotros apenas podemos hacer nada más”.

900.000 € EN HORAS EXTRAS

Añaden las fuentes que sí se aumentaron las horas extras de la Guardia Urbana, de tal modo que en el último año se gastaron 900.000 euros en horas extras. “Y ahora habrá una promoción de 319 nuevos agentes. Pero en seguridad se han de garantizar más recursos para que haya más efectivos. Faltan recursos de financiación y por eso es fundamental que se aprueben los presupuestos. Por eso, pedimos a los partidos que hagan un gesto de responsabilidad y aprueben de una vez los presupuestos, con una partida disponible para la seguridad”.

Lo que le falta a Colau, zanjan las fuentes, es “consolidar todo lo que se ha conseguido en emergencia habitacional, ordenación del turismo o impulso de medidas sociales” para hacer efectivo el cambio de mentalidad. “Es nuestra obligación defender nuestro programa electoral”, afirman. Porque, afirman, con las medidas implantadas por Colau, se han cambiado las reglas de las iniciativas políticas en Barcelona. Ya se verá si los electores están de acuerdo.