ARCHIVADO EN:

Dicho y hecho. Pocos días después de que Metrópoli Abierta denunciara el déficit de agentes de la Guàrdia Urbana que tenía Barcelona, el gobierno de Ada Colau ha decidido convocar para este año 150 nuevas plazas este año para el cuerpo policial, según ha confirmado el representante sindical de CCOO, Jordi Gallart.

La convocatoria de la Guàrdia Urbana debería abrirse próximamente, para que las pruebas se hagan como muy tarde en verano y que los aspirantes a guardia urbano aptos puedan ingresar en la Escuela de Policía de Mollet el próximo septiembre, apunta Gallart. De esta manera, se garantizará que los agentes, una vez hayan obtenido el título de policía en la escuela, puedan empezar a trabajar a mediados del 2019.

Las pruebas que deben pasar las personas que quieran ser policías en Barcelona son un examen cultural, otro de temario específico, las pruebas psicotécnicas y aptitudinales, el control físico, la prueba de nivel de catalán y la entrevista personal.

EL DOBLE DE JUBILACIONES

El número de plazas que se abrirá dobla la de policías que se jubilarán este año, que serán 77, según CCOO. Barcelona, como otras ciudades, se pueden ver afectadas próximamente por una ley estatal que permitirá a los policías locales de toda España jubilarse a los 60 años en lugar de a los 65. Recientemente, el sindicato SAPOL informó que esta medida podía afectar en unos pocos años a unos 400 policías en la ciudad.

Este 2018, a ocupar una plaza de agente de la Guàrdia Urbana, se podrá presentar toda persona que reúna los requisitos marcados en la convocatoria, también policías de otros cuerpos. En este caso, los agentes, si superan las pruebas de acceso, se incoporarían directamente a la policía local barcelonesa sin necesidad de pasar por la escuela de policía.

Hace unos pocos días, el Ayuntamiento ya aprobó en comisión ampliar el número de agentes de la Guàrdia Urbana. Votaron a favor PDeCAT, PP, Ciutadans y ERC. Barcelona en Comú y PSC se abstuvieron. Y la CUP se manifestó en contra.