El 95% de los contratos municipales de 2017 del Ayuntamiento de Barcelona fueron adjudicados a dedo por el gobierno de Ada Colau. En concreto, y según los datos facilitados por el grupo municipal del PP, de los 12.950 contratos del año pasado, 12.284 fueron a manos de una empresa de manera directa. Sólo el 5% del total, 666, se resolvieron siguiendo los principios de transparencia e igualdad.

El tipo de contratos al que hace referencia el concejal popular Alberto Fernández son los contratos menores o negociados, lo que en opinión de los populares es un abuso. "Colau convierte en habitual lo que tendría que ser una excepción". Según Fernández, a lo largo de estos tres años de mandato de los comuns no ha habido ningún cambio sustancial en las contrataciones directas, y en los tres cursos el porcentaje se ha situado alrededor del 95%.

Los populares también critican que no se cumplen los límites de importe de contratos menores anuales, 200.000 euros por proveedor de contratos menores de obras, y 100.000 para adjudicatarios de contratos menores de servicios o suministros. Fernández asegura que se han dado casos de empresas que han acumulado 33 contratos por valor de 436.770 euros o 27 por valor de 355.331 €.

DISCREPANCIAS

Fuentes del gobierno municipal precisan que se está acabando el estudio de la contratación municipal del año pasado y que todavía no disponen de los datos analizados. En cualquier caso, aseguran que en volumen de gasto, sobre el total de contrataciones realizadas por el consistorio, el porcentaje se sitúa claramente por debajo del 95%.

En 2016, el Ayuntamiento introdujo modificaciones presupuestarias para evitar que una empresa pudiera ser adjudicataria de más de dos contratos anuales menores por valor de 18.000 euros cada uno, en el caso de contratos de servicios o suministros, o de 50.000 euros en casos de contratos de obra. "Para poder hacer más contratos hay que hacer pública la licitación en el perfil del contratante, de manera que se puedan presentar las empresas que lo crean oportuno", explican fuentes municipales.