Batacazo de Ada Colau en su intento de remunicipalizar el agua. El pleno municipal ha tumbado este martes la multiconsulta propuesta por lel gobierno de los comuns y diíficilmente se celebrará. El Ayuntamiento no preguntará a los barceloneses sobre el agua ni sobre el cambio de nombre de la plaza de Antonio López, ambas propuestas nacidas de una iniciativa ciudadana.

Los votos de buena parte de los grupos municipales han finiquitado el proceso participativo impulsado por la alcaldesa. Los recursos judiciales interpuestos, que la multiconsulta es una chapuza, buscar el autobombo y un coste desorbitado han sido algunos de los argumentos esgrimidos por la oposición para rechazar la pregunta sobre el agua a un año de las próximas elecciones municipales.

La pregunta sobre la remunicipalización del agua, que recogió unas 23.000 firmas válidas, era el caballo de batalla de esta multiconsulta, pero los votos de los grupos municipales no han dejado lugar a dudas. PDeCAT, PP, PSC, CiutadansCUP han votado en contra de la pregunta del agua. 24 votos del total de los 41 concejales. Únicamente Barcelona en Comú y ERC han votado a favor (16 regidores), mientras que el concejal no adscrito, Gerard Ardanuy, se ha abstenido.

La pregunta sobre el cambio de nombre de la plaza de Antonio López por el de Idrissa Diallo, un joven que murió en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca en 2012, tampoco se realizará. La cuestión estaba avalalada por unas 15.000 firmas, pero ha sido rechazada por 21 votos a 19 . En contra se han posicionado PDeCAT, PSC, PP y Ciutadans, y a favor, Barcelona en Comú, ERC y CUP. Como en la pregunta del agua, Ardanuy se ha abstenido.

INICIATIVAS RETIRADAS

El pleno sobre la multiconsulta tenía que debatir cuatro preguntas, dos presentadas por iniciativas ciudadanas (remunicipalización del agua y cambio de nombre de la plaza), y otras dos presentadas por el gobierno municipal. Una era sobre aumentar el número de viviendas públicas en la planificación del distrito tecnológico del 22@ y otra sobre los usos que se quieren dar a los solares contiguos al hotel del Rec Comtal. Pocos minutos antes del inicio del pleno, Colau ha decidido retirar ambas preguntas porque no contaba con los apoyos necesarios.

El concejal del PDeCAT, Raimond Blasi, ha criticado con dureza la multiconsulta. "Era un buen instrumento y lo han convertido en un fracaso", ha dicho Blasi, que ha acusado de Colau de buscar el autobombo. "Respetamos a las entidades promotoras, pero el gobierno ha puesto en entredicho la participación. La han convertido en una chapuza. Se ha pasado de la multiconsulta a la multicolau". 

IRREGULARIDADES

La jefa de filas de Ciutadans, Carina Mejías, ha puesto sobre la mesa las dudas legales, irregularidades en la recogida de firmas y la falta de garantías jurídicas para votar en contra de la multiconsulta. Mejías tamibén ha acusado a Colau de "excederse en sus competencias" al plantear una pregunta sobre el agua. "Ha merecido hasta el reproche de los trabajadores de las empresas", ha subrayado la concejal de Ciutadans, que ha criticado también los "desorbitados" costes del proceso participativo.

Desde la filas socialistas, la regidora Carmen Andrés ha acusado a Colau de presentar una multiconsulta que "no garantiza el derecho de participación de la ciudadanía". Y ha añadido: "No se trata de un proceso real ni eficaz", ha dicho la edil del PSC, para quien también ha faltado transparencia en el presupuesto. "Nos piden el voto con prisas al final de una legislatura fracasada. Lo que plantean es una multichapuza", según Andrés.

POCA PARTICIPACIÓN

Aunque ERC ha votado a favor de las dos preguntas de la multiconsulta, la regidora Trini Capdevila ha lamentado que la consulta planteada "no implique a todos los actores de la ciudad", lo que en opinión de los republicanos aboca a un proceso que, de celebrarse, sería un fracaso de participación. "La consulta de la Diagonal de 2010 fue un fracaso. Esta corre el riesgo de acabar siendo esteril. Ha costado más de tres millones de euros y si se hace creemos que no tendrá mucha participación".

El concejal del PP, Alberto Fernández, ha asegurado que su partido quiere una multiconsulta, pero ha rechazado que sea sobre los temas "que quieren los amigos de Colau", y ha pedido a la alcaldesa que organice un proceso participativo "sobre temas que preocupan de verdad a los barceloneses". Fernández, que ha reclamado más seguridad jurídica, ha puesto sobre la mesa la proliferación de carriles bici, la conexión del tranvía, la cobertura de las rondas o la pacificación de la avenida Meridiana como posibles temas para una multiconsulta.

La regidora de la CUP, Maria Rovira, ha escenificado el voto negativo de los antisistema por la remunicipalización del agua. Rovira ha querido dejar claro que no se posicionan a favor de la privatización. "El agua es un derecho fundamental". Pero ha criticado que si la consulta no es vinculante, "no se puede considerar un proceso de participación real". La regidora ha recordado que el pleno municipal ya aprobó en 2016 una resolución favorable sobre la remunicipalización. "Ahora tendríamos que estar discutiendo el calendario para llevar a cabo la remunicipalización de este bien público", ha sugerido.