Nueva sesión de la comisión de investigación en el Ayuntamiento de Barcelona sobre la gestión en Barcelona Regional (BR) entre los años 2011 y 2015. Los técnicos que este viernes han intervenido han confirmado que la agencia pública de desarrollo urbano, que presidía el teniente de alcalde convergente Antoni Vives, recibió en 2012 una subvención del consistorio barcelonés que BR no justificó.

Según la interventora delegada, Carme Torres, la subvención se otorgó para proyectos de transformación urbana, medioambientales y de infraestructuras, pero acabó destinándose a un simposio para el Banco Mundial y a iniciativas de la entidad ya disuelta Barcelona Strategic Urban Systems (Bcnsus), ha detallado la Directora de Control de Gestión, Mar Giménez-Salinas. "Parece que la subvención no concuerda con el objeto del expediente", ha dicho Giménez-Salinas. 

El exgerente de Recursos del Ayuntamiento, Joan Llinares, ha asegurado que es BR, beneficiario de la subvención, quien debe justificar a qué se ha destinado el dinero y devolverlo, mientras que el director de Servicios Jurídicos, Albert Solé, del consistorio también ha señalado que se deben justificar los encargos a BR y los gastos de gestión que han supuesto.

El interventor general, Antonio Muñoz, ha afirmado que la responsabilidad contable en materia de subvenciones es materia del beneficiario: "La subvención concedida sólo se ha justificado parcialmente", y el gerente de Ecología Urbana, Jordi Campillo, ha explicado que no pudo certificar las actividades internacionales de BR porque no se correspondían con los objetivos del consorcio.

El Ayuntamiento llevó a la Fiscalía diversos aspectos de la gestión de BR en el anterior mandato, que citó a declarar al entonces teniente de alcalde de Hábitat Urbano, Antoni Vives, y al entonces director general de BR, Willy Müller, a los que se ha convocado para la próxima sesión de la comisión municipal, aunque ninguno de los dos tiene intención de asistir.

CHIRINGUITO POLÍTICO

En la sesión de este viernes, en la comisión han intervenido también representantes de los distintos partidos en el consistorio. La líder municipal de Ciudadanos, Carina Mejías, ha criticado que Vives y Müller se montaron "un chiringuito político" y ha defendido que queda probado que existe una responsabilidad política. "Si alguna cosa se ha demostrado es que BR ha sido una caja negra fuera de control", ha criticado Javier Mulleras (PP). 

La actual teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, ha defendido que hay una cuestión política de fondo, por lo que ha exigido más transparencia, mientras que el concejal del grupo Demòcrata Jordi Martí ha asegurado que la Fiscalía Provincial de Barcelona dijo que no había responsabilidad penal.

Daniel Mòdol (PSC) ha rechazado poner en entredicho el trabajo de los empleados de BR y los servicios técnicos municipales, y el concejal de ERC, Jordi Coronas, se ha mostrado sorprendido porque no se pidieron las justificaciones de los gastos ni se han derivado responsabilidades.

Maria José Lecha (CUP) ha replicado que el problema no son los trabajadores, sino empresas opacas que no se pueden controlar y en las que se han dado "complicidades políticas", mientras que el concejal no adscrito, Gerard Ardanuy (Demòcrates), ha criticado que no se hiciera una solicitud de resarcimiento.

En anteriores sesiones de la comisión ha salido a la luz facturas de Barcelona Regional de hotel en suites de muchas estrellas y viajes por todo lo alto. También está siendo investigado si el excantante de Los Sírex, Antoni Miquel, estuvo dos años en nómina de Barcelona Regional sin que se sepa muy bien qué hizo.