ARCHIVADO EN:

La concesión de una bandera azul a una playa sirve como distinción tanto por la calidad de sus aguas como por el cuidado que se lleva a cabo sobre la arena, los accesos, servicios, señalización, vigilancia, etc. Y en una ciudad con el atractivo turístico de Barcelona, en el que el mar y las playas juegan un decisivo papel, la presencia de las banderas azules supone un plus que no se debe despreciar.

La decisión de otorgar la bandera azul anual a las playas la toma un tribunal internacional formado por la Fundación de Educación Ambiental (FEE, en sus siglas en inglés) y la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC), que cada año decide, de acuerdo a unos estrictos parámetros medioambientales y de civismo, qué playas europeas merecen la concesión de la preciada bandera azul.

Sin embargo, en los dos últimos años la calidad de las playas de Barcelona está cayendo de manera constante. Cuando el actual equipo de gobierno accedió a la alcaldía con Ada Colau al frente, Barcelona tenía 8 de sus nueve playas con la preciada bandera azul. Eran las de Sant Sebastià, Sant Miquel (aunque el tribunal que las concede considera estas dos como una única), Barceloneta, Somorrostro, Nova Icària, Bogatell, Mar Bella y Nova Mar Bella. Tan solo la playa de Llevant evitó el pleno.

Ya el año pasado, primero de la gestión del actual equipo de gobierno, la playa de Somorrostro perdió su bandera azul, aunque las pequeñas variaciones anuales son habituales. No lo es tanto una tendencia a la baja, como se ha producido en estos dos años. Más teniendo en cuenta que en el resto de la provincia se ha producido un aumento y ha pasado de las 25 en 2017 a las 30 de este año.

Para la temporada de baño que empieza de inmediato, les ha tocado perder la bandera azul a las playas de la Barceloneta y Nova Icària, lo que hace que de las nueve playas de la ciudad, tan solo 5 tengan esa calificación.

Se da la circunstancia que, además, no son playas contiguas. Sant Sebastià y Sant Miquel son las que se encuentran más al sur y están separadas de las de Bogatell, Mar Bella y Nova Mar Bella, que también tiene bandera azul, por las de la Barceloneta y Somorrostro, que no la lucen.

Desde el Ayuntamiento se ha intentado restar importancia a este hecho argumentado que las playas que han perdido la bandera azul, que indica un estado excelente, han obtenido una calificación de buena en la calidad del agua, por lo que consideran que el problema no es tan grave.

BANDERAS AZULES... DE SECANO

Curiosamente, mientras Barcelona pierde banderas azules, algunas playas alejadas varios cientos de quilómetros del mar han conseguido su bandera azul. De hecho, es la primera vez en la historia que la Comunidad Autónoma de Madrid tiene una bandera azul en una playa. Se trata de la playa de la Virgen de la Nueva, en la localidad de San Martín de Valdeiglesias.

Otras provincias sin acceso directo al mar, como Álava y Badajoz, también han conseguido banderas azules para algunas de sus playas, aunque en este caso todas ellas ya habían sido galardonadas en anteriores ediciones. En la provincia vasca la han obtenido las de Garaio Sur, en Barrundia, Garaio Norte, en Elburgo, y Landa, en Arrazua-Ubarrundia. En Badajoz, la playa Dulce de Orellana, en la localidad de Orellana la Vieja.