ARCHIVADO EN:

El Ayuntamiento de Barcelona, en boca de su tercer teniente de alcalde, Jaume Asens (los dos primeros de la jerarquía consistorial están aún de vacaciones), ha lanzado este miércoles “una llamada de ayuda a la Generalitat de Catalunya y, sobre todo, al Estado español” para que se impliquen más en la crisis de inmigrantes que se ha desatado en los últimos meses en Barcelona.

“La factura hasta ahora es de algo más de 5 millones de euros, que estaban presupuestados. Pero el incremento de inmigrantes en nuestra ciudad está poniendo al límite nuestros recursos, ya que dependemos de las aportaciones de otros estamentos", ha señalado Asens, que ejerce además de teniente de alcalde de Derechos de Ciudadanía. “Somos una ciudad de acogida, pero no podemos hacer este gran esfuerzo en solitario. Por eso hacemos esta llamada a la Generalitat para que se implique más a fondo. Y, sobre todo, al Estado, porque es quien recibe los fondos de la Unión Europea (más de 300 millones de €)”. En suma, en palabras de Asens, “que no nos dejen solos”. Un auténtico SOS municipal.

INCREMENTO ESPECTACULAR

Asens ha comparecido en el Ayuntamiento para hacer públicos los últimos datos del SAIER (Servei d'Atenció a les persones Inmigrants, Emigrants i Refugiades), acompañado de su comisionada. Los números no engañan y revelan que en los últimos 7 meses se ha producido un incremento de un 74% en relación al mismo periodo del año pasado.

Según los datos revelados, de las 12.621 personas atendidas en el SAIER hasta el mes de julio pasado, 4.567 tienen el perfil de solicitante de protección internacional y, de estas, 1.020 son menores de edad.

Barcelona ha experimentado un incremento "muy importante" de las necesidades de alojamiento de emergencia y atención sanitaria, psicosocial y legal para personas inmigradas y solicitantes de asilo, hasta el punto de que, según Asens, "el Ayuntamiento aloja diariamente a cerca de 400 personas migradas y solicitantes de asilo".

LATINOAMÉRICA, EN CABEZA

Aunque Asens ha hecho hincapié en los casos de inmigrantes llegados por el Mediterráneo (o lo que ha denominado Frontera Sur), recordando los casos de los barcos con refugiados 'Open Arms' y 'Aquarius', lo cierto es que las estadísticas muestran que la mayor parte de las personas atendidas en el SAIER con perfil de solicitante de protección internacional proceden de Latinoamérica; en concreto, suponen un 60% de todos los usuarios atendidos con perfil de refugiado.

El Top 5 de nacionalidades, a julio de 2018 y según datos oficiales, es este:

1) Venezuela: 1.301 personas

2) Colombia: 577

3) Honduras: 456

4) Georgia: 394

5) El Salvador: 331

    En respuesta a la pregunta de por qué se habla más de los refugiados llegados del Mediterráneo, cuando los números cantan que son muchos más los latinos, Asens ha contestado que “existe un estigma diferente entre un africano y un latinoamericano, motivado seguramente por un tema mediático”. “Los latinos no llegan en barco ni en malas condiciones; muchos africanos, sí", ha dicho Asens. "Además, lo de los latinos es un goteo continuo, no casos concretos de gente que ha sido recogida del mar en mal estado y que vienen de países en guerra”.

    Al margen de los contabilizados en el SAIER, el Ayuntamiento de Barcelona asegura haber atendido también, sólo desde el mes de junio, a 2.568 personas llegadas desde la llamada Frontera Sur. A día de hoy no puede saberse cuántos de elos podrían solicitar asilo político.