ARCHIVADO EN:

Las irregularidades que envuelve la gestión de Barcelona Regional, la adjudicación del túnel de Glòries o las sombras del Instituto Municipal de Informática serán analizadas por una nueva comisión de investigación, impulsada por Ciutadans y a la que solo la formación bajo sospecha, el grupo Demòcrata (antigua CiU), se ha abstenido.

Sin embargo, el punto aprobado en el pleno ha dejado una sensación agridulce, ya que la investigación solo se ceñirá a la etapa del alcalde Xavier Trias y a su mano derecha en Urbanismo, Antoni Vives. Cuestión criticada por el PP y ERC, ya que el Gobierno municipal de Jordi Hereu queda fuera del objeto de investigación. Un hecho que, como ha denunciado Fernández-Díaz, se trataría de una de las condiciones del actual Gobierno municipal para dar su aprobación a la comisión de investigación.

Además, la proposición aprobada tampoco hace mención explícita a las cuestiones que va a tratar. El texto solo señala que se avaluaran las “diferentes actuaciones de la gestión del periodo 2011-2015 que han sido o son sujeto de una investigación por parte de la fiscalía”. Investigaciones de las que se desprenden gastos injustificados, relaciones con empresas vinculadas a la trama del 3% o incluso carpetas que ya han sido archivadas por la fiscalía.