El concejal Eloi Badia y los comuns no digieren bien los fracasos. Los votos contrarios del PDeCAT, PP, Ciutadans y PSC tumbarán este viernes en el pleno muncipal la creación de una funeraria pública, salvo sorpresa de última hora. Sin embargo, Badia no lleva bien la derrota y se ha dedicado las últimas horas a acosar al PSC y a su jefe de filas, Jaume Collboni, en twitter. Los ataques no se han limitado a las redes. En las últimas reuniones que Badia ha tenido con el PSC, en un intento desesperado de lograr el voto afirmativo de Collboni, no supo guardar las formas y acabó a gritos con los representantes socialistas. 

El acoso sin parangón de Badia a los socialistas se inició el pasado 18 de febrero. En un tweet de muy mal gusto, el concejal, al que Colau ha relegado al número 9 en las listas de los comuns para las elecciones de mayo, viene a acusar a Collboni de que está en contra de que la gente muera dignamente si no apoya su proyecto de funeraria. Como bien ha recordado este miércoles, el portavoz del PDeCAT, Jaume Ciurana, la empresa que quiere impulsar Colau, con cinco o seis velatorios, no tendría capacidad de incidir en el mercado y no sería una competencia real para las empresas funerarias.  

ESQUELA CONTRA EL PSC

Lejos de cesar en su acoso, los comuns intensificaron sus ataques contra el PSC y en un tweet publicado en la cuenta oficial de Barcelona en Comú aparece la imagen de una esquela en la que se puede leer: "Morir en Barcelona cuesta una media de 6.500 euros. Este viernes 22 de febrero lo podemos cambiar: el Ayuntamiento vota la creación de una funeraria pública para rebajar los precios un 40%. Solo falta un voto del PSC para conseguirlo". El partido de Colau se olvida de que PDeCAT, PP y Ciutadans también votarán en contra y que ERC, al cierre de esta edición, no se ha posicionado. A lo largo de todo el mandato, ERC, con Alfred Bosch como jefe de filas republicanas, ha sido el partido que ha puesto la puntilla a varios de los proyectos estrellas de Colau, entre ellos la funeraria.

La negativa del PSC a apoyar la funeraria de Colau no es gratuita. La regidora Carmen Andrés dice que intentar aprobar el proyecto a 100 días de los comicios es "electoralista" y añade que "Colau busca tapar el fracaso de las políticas en esta materia de todo el mandato". El PSC asegura que es partidario de precios más asequibles en los sepelios y considera que la intención de los comuns es un "desbarajuste" fruto de la "improvisación". Andrés recuerda que Colau no ejerció su derecho a veto en el aumento del precio de un 16% de los entierros más económicos aprobados por Serveis Funeraris de Barcelona (SFB), empresa publico-privada en la que el consistorio tiene un 15% del accionariado -el 85% restante lo tiene Mémora- y que controla casi todo el pastel funerario de Barcelona. 

BADIA NO APARECE POR LOS CONSEJOS DE ADMINISTRACIÓN

Desde el PSC se recuerda que el gobierno de Colau casi no ha aparecido por los consejos de administración de Serveis Funeraris de Barcelona a la largo del mandato. Fuentes del sector funerario cifran la asistencia del regidor a "menos del 30% de las reuniones" y cuando no acude Badia, el representante municipal -en ocasiones el gerente Jordi Martí, antes en las filas del PSC- siempre llega tarde o se va antes. "Siempre tienen algo mejor que hacer", afirman desde el sector funerario.  

El desbarajuste denunciado por Andrés no es nuevo. A lo largo del mandato, el gobierno de Colau se ha visto obligado a retirar en tres ocasiones del orden del día la votación de la funeraria por la falta de apoyos. A tres meses de las elecciones, Colau y Badia han intentado recuperar el proyecto para esconder el pobre balance con el que concurrirán a las elecciones. Hace unas semanas, los comuns hicieron lo mismo con el tranvía después de pasarse cuatro años sin ser capaces de lograr el apoyo necesario para poner ni un solo rail. En el pleno de enero, la conexión del tranvía fue aprobado, pero lo cierto es que el acuerdo del pleno es un brindís al sol. Colau solo ha vendido humo a sus electores. El proyecto de conexión del tranvía carece de proyecto, calendario y presupuesto.

EL 62% TIENE UN SEGURO DE SEPELIOS

Fuentes del sector funerario de Barcelona aseguran que el precio de 1.800 euros por entierro que propuso ERC ya se ofrece desde hace tiempo en la ciudad. Aseguran que el precio medio de 6.500 euros por sepelio "es una falacia" porque un 62% de las personas que acuden a las empresas funerarias ya disponen de un seguro y no tienen que asumir ningún gasto extra en el momento de la contratación de los servicios. Las mismas fuentes aseguran que los entierros de las familias que no puede asumir los costes, los asume el sector privado a diferencia de otras ciudades, como Madrid, donde es el Ayuntamiento. Estos entierros corresponden a un 5% del total, afirman desde el sector funerario.  

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.