ARCHIVADO EN:

El gobierno municipal del Ayuntamiento de Barcelona tendrá que presentar de forma mensual un informe a la Comisión de Seguridad en el que se detallen las actuaciones del plan de choque contra los narcopisos en el distrito de Ciutat Vella.

Por unanimidad, al votar de forma favorable una propuesta del grupo municipal de ERC, el pleno del Ayuntamiento ha instado este viernes a Ada Colau y a su equipo a informar mensualmente al respecto. Además, Esquerra también reclama “que se cree y se ponga en funcionamiento el comité de coordinación del plan, con todos los agentes implicados”.

Ha sido precisamente el concejal republicano Jordi Coronas quien ha presentado al pleno la propuesta. “En Ciutat Vella se sigue viviendo una situación de emergencia por lo que se refiere a la seguridad, por lo que son necesarios firmeza, determinación y esfuerzos en la lucha contra los narcopisos”, ha dicho Coronas.

La respuesta del equipo de gobierno ha corrido a cargo de la concejala del distrito, Gala Pin, quien ha asegurado que los vecinos no quieren ver cómo los partidos discuten, sino que quieren que “vayan de la mano y solucionen la situación”.

"Hemos hecho mucho trabajo y no tenemos ningún problema en compartirlo con ustedes", ha replicado Pin al resto de grupos municipales. Molesta por las duras críticas esgrimidas por Ciudadanos (“poca mano dura”, ha dicho Carina Mejías), Pin ha respondido enfadad: “¡Estamos actuando con mucha contundencia y eso pueden comprobarlo hablando con los vecinos!”.

Otras críticas de la oposición han sido las de la concejal del PDeCAT Mercè Homs ha censurado “la inacción, la lentitud y la ineficacia” del gobierno de la alcaldesa Ada Colau en este ámbito, y por ello ha indicado que su grupo considera positivo "introducir elementos de fiscalización como este".

Por su parte, el presidente del grupo municipal del PSC, Jaume Collboni, ha reprochado al ejecutivo que gobierne "a golpe de fotos, titulares y anuncios", y ha comparado el distrito a una bicicleta: "Debes pedalear constantemente. Se está dejando de pedalear y Ciutat Vella corre el riesgo de caer".