ARCHIVADO EN:

El Ayuntamiento de Barcelona es consciente de que existe un serio problema en Ciutat Vella y que está obligado a seguir trabajando para conseguir que las condiciones de vida del distrito más conflictivo de la ciudad se acerquen a lo que es normal en otros.

“¿Incivismo? Entendemos las quejas de los vecinos y puedo asegurar que en el Ayuntamiento estamos muy comprometidos para conseguir que todo vaya a mejor”, ha asumido este lunes Laia Ortiz, segunda teniente de alcalde, durante un acto en Sant Andreu, barrio de la que además es concejala. “Hay que tener en cuenta que en verano se duplica la población de Ciutat Vella, y eso provoca situaciones que son difíciles de solucionar”.

Ortiz entiende -aunque no comparte- las críticas de las asociaciones vecinales del distrito sobre la actuación del consistorio para solucionar los diferentes problemas del barrio (inseguridad, drogas, prostitución, suciedad, etc.). “Estimamos su preocupación y la tenemos muy en cuenta. Pero hay que decir que estamos haciendo todo lo posible, y que se están poniendo más recursos que nunca”, ha insistido Ortiz, que también es directora del Área de Derechos Sociales del Ayuntamiento.

“Existe un plan de vecinaje, de acuerdo con esas asociaciones, que estamos cumpliendo: más policía en la calle, mayor limpieza, mejor movilidad, etc.”, ha añadido Ortiz, quien ha destacado en concreto el papel de los llamados 'agentes cívicos'. “Hemos hecho varios cursos de formación y dado empleado a personas que estaban en el paro”.

Por último, Ortiz ha aceptado que la indisciplina es una de las causas de los problemas del distrito: “Tenemos que trabajar mas en el tema de la disciplina, especialmente en el ocio nocturno, para que se respeten las reglas y no se altere la vida de los vecinos”.