La alcaldesa accidental de Barcelona y teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, ha pedido tanto al Gobierno de España como a la Generalitat de Catalunya invertir en vivienda pública de alquiler asequible en Barcelona y que los promotores privados se corresponsabilicen.

Sanz ha echado la culpa de lo que ocurre a anteriores administraciones y ha defendido que la ciudad necesita “medidas extraordinarias” ante una situación inaceptable de incrementos abusivos del precio del alquiler.

Según Sanz, desde el consistorio sí se están tomando medidas al respecto, como la creación de un registro de solares vacíos para que el Ayuntamiento pueda expropiarlos si en dos años no se han edificado.

AVISO A SÁNCHEZ

Sanz ha avisado al Gobierno de Pedro Sánchez de que tiene una “oportunidad de oro para demostrar que está al lado de la gente” modificando la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) para controlar los precios de alquiler y mejorar el acceso a la vivienda.

"La situación por la que están pasando familias de la ciudad a la hora de no poder pagar el alquiler nos parece inaceptable", ha dicho Sanz este miércoles en rueda de prensa, y ha asegurado que el Gobierno de Ada Colau está haciendo todo lo posible desde lo público y sus competencias pero requieren acciones de las otras administraciones.

“De los solares municipales vacíos que hay en la ciudad, los que no tienen actividad lo están o bien porque faltan trámites administrativos que permitan promover los trabajos -el caso de una cincuentena- o bien porque están destinados a viviendas de afectados por procesos urbanísticos que deberán ser reubicados”, ha señalado Sanz.

72 SOLARES MUNICIPALES

Ha destacado que el Gobierno de Colau actúa en 72 solares municipales, en los que prevén ubicar unas 4.600 viviendas, ya finalizadas o en marcha. "Nunca un Gobierno local en solitario había hecho tanta vivienda pública en marcha y había activado tantos solares", ha garantizado después de haber recibidio críticas de grupos de la oposición por tener solares municipales vacíos mientras se exige a los privados que construyan.