ARCHIVADO EN:

El 47% de las personas sintecho atendidas en los tres centros de primera acogida de Barcelona llevan menos de tres meses en la ciudad. La cifra la ha dado a conocer este lunes el gobierno de Ada Colau. Entre octubre y diciembre del 2017, el número se situó en el 40%, pero entre enero y marzo de este año el porcentaje ha subido siete puntos.

El pasado abril, coincidiendo con la acampada de personas sintecho en la plaza de Catalunya, la síndica de greuges, María Assumpció Vilà, aseguró que se había producido "un efecto llamada" y que en el céntrico campamento se habían podido ver muchas personas recién llegadas a la ciudad.

Barcelona es la ciudad de Catalunya que dispone de más recursos para este colectivo. De hecho, muchos municipios no cuentan con grandes presupuestos para la atención de estas personas. Tampoco el Govern de la Generalitat, distraído en otros menesteres, ha puesto en marcha una actuación global a nivel de toda Catalunya. Ante tal panorama, los sintecho acaban acudiendo a la capital catalana, donde saben que serán atendidos.

La teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz, ha reclamado al Govern autonómico entrante que tenga entre sus prioridades poner en marcha "un plan de país" para abordar la problemática de las personas sintecho. Ortiz ha hecho este llamamiento también al resto de municipios catalanes. "Es necesario ampliar recursos también fuera de Barcelona y controlar los precios del alquiler". La imposibilidad de pagar la vivienda se ha convertido en una de las principales razones que suele llevar a alguien a la calle.

BALANCE AL ALZA

El Ayuntamiento ha presentado este lunes el informe de seguimiento de la lucha contra el sinhogarismo en Barcelona. El balance dice que en la ciudad hay más de 3.000 personas sin hogar. 2.006 duermen en equipamientos o alojamientos públicos o privados, y otras 1.026 en la calle. Las cifras son de hace un año y no incluye a la gente que hay en asentamientos irregulares diseminados por la ciudad. Se da la circunstancia de que esta semana se hará un nuevo recuento de personas sin hogar y, muy probablemente, las cifras irán al alza.

Cinco personas sintecho acampan en la puerta de la síndica de greuges de BCN, este lunes por la mañana / JORDI SUBIRANA
Un grupo de sintecho junto a la sede de la síndica de greuges, hace unos días / JORDI SUBIRANA

Otro dato preocupante es que disponer de un trabajo no garantiza poder pagar una casa o, ni tan siquiera, una habitación. El porcentaje de personas atendidas que en 2012 disponía de ingresos por trabajo y no podía  pagar un alojamiento era de un 5%, mientras que en 2017 había crecido hasta el 15%. Hace unos meses, Metrópoli Abierta entrevistó a varias personas que trabajaban y se veían obligadas a dormir en un albergue

También han subido los sintecho de la Unión Europea que han llegado a Barcelona los últimos años. De un 41% en 2015 se ha pasado al 49% actual. En cambio el número de sinhogar españoles se ha mantenido estable en el 30%, y han decrecido los pobres no comunitarios que viven en la calle. En dos años ha pasado del 28 al 21%.

El informe también indica que la media de noches que una persona sintecho pernocta en equipamientos sociales también se ha incrementado, pasando de 103 en 2015 a 143 el año pasado, y que cada vez se atienden personas más jóvenes. En los citados centros de primera acogida habían ingresadas este abril 30 personas que tenían entre 18 y 21 años. 

MÁS ALOJAMIENTOS

El próximo octubre, el Ayuntamiento abrirá 20 alojamientos de inclusión para personas solas y parejas en la calle de Tànger, y en 2019 se pondrán en marcha centros con 15 alojamientos para familias sin hogar --en la calle de Alí Bei-- y con 14 aposentos para personas solas y parejas, en la calle de Mestres Casals i Martorell.

El gobierno municipal también dice haber reforzado el Housing First, un sistema de atención basado en facilitar primero una vivienda a estas personas. Precisamente, este martes, el PDeCAT pedirá a Colau un plan de choque en la ciudad para paliar los efectos del sinhogarismo basado, en parte, en el Housing First.

Uno de los asesores del Ayuntamiento sobre personas sin hogar es Albert Sales. Según el experto, el Housing First no soluciona el sinhogarismo por sí solo, "sino que en lugares en los que funciona, como Finlandia, va acompañado de una prevención brutal para que nadie pierda la casa y se quede en la calle".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.