La teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, ha explicado este viernes que en pocos días se reunirán con los miembros del colectivo de vendedores ambulantes "para tener acceso a todas sus demandas, conocer en profundidad su situación y ofrecer alternativas”.

Sanz ha subrayado la necesidad de trabajar conjuntamente con el gobierno catalán y con el Estado para concretar permisos de trabajo y que las acciones que se tomen no sean solo en relación a la seguridad de la ciudad.

ALTERNATIVAS LABORALES

En este sentido, la teniente de alcalde ha destacado que "por fin vemos que la Generalitat vuelve a tener unos dispositivos y unas operaciones concretas para poder garantizar que no se vendan productos ilegales, pero esperamos que no sea solo una actuación aislada”.

"Se trata de un colectivo con el que estamos comprometidos, queremos darles alternativas laborales", ha asegurado Sanz, que insiste en la necesidad de modificar la Ley de Extranjería.

BUSCAR SOLUCIONES

Desde el Ayuntamiento de Barcelona señalan  que la reunión con el colectivo de los manteros tendrá como objetivo buscar soluciones que “no pasen solo por cuestiones de horarios o ubicaciones de la propia actividad, sino sobre todo para ofrecer alternativas de trabajo”.

El miércoles pasado decenas de vendedores se concentraron en la plaza Sant Jaume​ de Barcelona, delante del consistorio de la ciudad, después de que desde el lunes, 29 de julio, el Ayuntamiento desplegara un amplio dispositivo policial para evitar que los vendedores ambulantes puedan ejercer la venta en la ciudad.