El Ayuntamiento de Barcelona persiste en su guerra a los vehículos motorizados y propone un incremento del 17% del precio de la grúa. El coste de la retirada de un turismo pasará de los 147,5 euros actuales a 173, un aumento que será muy impopular entre los ciudadanos. 

"ADAPTAR LAS TASAS A LAS NUEVAS REALIDADES DE MOVILIDAD"

A través de un comunicado, el consistorio asegura que, con este incremento, la tasa de cobertura será cerca del 95% de los costes del servicio de la grúa. Sin esta revisión, la tasa solo cubriría un 76.96% del coste de la retirada del vehículo, repercutiendo al resto de ciudadanos una parte del coste de la indisciplina de un conductor. 

El equipo de gobierno municipal ha explicado que el objetivo de este incremento es adaptar las tasas a las nuevas realidades de movilidad de la ciudad, además de garantizar que quien genere la indisciplina asuma el coste. También se han previsto incrementos adicionales del 10% para liberar las aceras y las zonas de peatones. 

LOS BARCELONESES, MOLESTOS

La grúa municipal retira de media cada día siete coches abandonados de las calles de Barcelona. Según los datos facilitados por Barcelona de Serveis Municipals (BSM), la empresa pública que gestiona el servicio, el año pasado fueron sacados de la vía pública 2.678 turismos.

La cifra no ha variado en exceso en los últimos cinco años. BSM informa que en 2014, los barceloneses abandonaron en la calle 2.664 coches; en 2015, 2.507 y en 2016; 2.510. En 2017, los números subieron ligeramente y los turismos dejados en la vía pública se situaron en 2.791. En cinco años, entre 2014 y 2018, la grúa se ha llevado 13.150 coches en desuso. En julio del año pasado, Metrópoli Abierta denunció el caso de un coche que llevaba un año abandonado en la calle de Juan de Sada, en Sants-Badal.

Los barceloneses tienen la sensación de que las grúas municipales tienen un objetivo recaudatorio que prevalece a la ordenación del tráfico. El 61,2% de los ciudadanos denuncian las motivaciones económicas del Ayuntamiento, según el último barómetro de Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta.