El Ayuntamiento de Barcelona ha contratado el servicio de mensajería y de gestión de almacenes para los próximos tres años por 1.444.255 euros. El contrato fue adjudicado el pasado 29 de diciembre a la empresa Ara Vinc, líder de Barcelona en mensajería urgente. “El objeto del contrato es realizar toda la logística integral del almacén municipal, hacer las mudanzas técnicas (traslado y movimiento de archivos y mobiliario vario municipal) y el montaje de actos (servicios de asistencia y ornamentación de actos ciudadanos y protocolarios)”, dice el informe justificativo elaborado por los técnicos municipales.

En realidad, el servicio licitado es objeto de un contrato plurianual que expiró el pasado 23 de octubre de 2020 y que ya había agotado sus prórrogas. “Por tanto, es absolutamente necesaria la realización de esta licitación para poder volver a garantizar un correcto servicio a los usuarios de los edificios municipales”, dice el informe. Así, el nuevo contrato entró en vigor el 1 de enero pasado y se mantendrá hasta el 31 de diciembre del 2023, aunque podrá prorrogarse un año más, lo que le reportaría casi medio millón más de euros a la ganadora de la licitación.

UN SERVICIO DE 365 DÍAS AL AÑO

El cometido de la compañía es ofrecer el servicio de traslado, movimiento de archivo, mobiliario u otros bienes entre sedes municipales, los de ornamentación de actos populares y culturales en las sedes de la Administración local, la gestión de toda la logística del almacén municipal, y la gestión de los actos y los traslados y la documentación generada. El servicio ha de estar disponible las 24 horas los 365 días del año.

La relación de edificios adscritos al contrato no tiene carácter fijo ni limitado y está sometida a modificaciones puntuales, bajas y nuevas incorporaciones u otras modificaciones que pueda aprobar la administración municipal. En el pliego de cláusulas administrativas del contrato se especifica que la compañía ganadora ha de incorporar medidas de contratación pública sostenida, como el cumplimiento de instrucciones ambientales en materia de papeles, madera o vehículos, así como proceder a la reutilización de materiales, recogida selectiva de residuos o compromiso ético de la empresa, así como pagos de precios justos a las empresas subcontratadas. De hecho, en las cláusulas del contrato se valoraba si los materiales de embalaje que se utilicen son o no reciclables, al mismo tiempo que se premia también la utilización de vehículos eléctricos en todas sus variantes. Incluso se prioriza la ausencia de sustancias químicas en el vestuario del personal adscrito al contrato.

DOS EMPRESAS LICITANTES

Al concurso para las mudanzas y la mensajería municipal se presentaron dos empresas, Ara Vinc y Aliance Brother. La segunda realizó una oferta muy competitiva económicamente que fue calificada de baja anormal por los responsables del Ayuntamiento, ya que era sensiblemente inferior a la de su rival. Por ello, pidieron a la compañía que justificase esa extraordinaria oferta.

“Los precios ofertados por el licitador están por debajo en todos los casos del gasto mínimo por cada categoría, incluyendo a la Seguridad Social”, dice un informe de evaluación realizado por el consistorio barcelonés. Realizados todos los números por los expertos municipales, éstos determinaron que el precio ofertado era casi 49.000 euros por debajo de los costes reales, por lo que plantearon serias dudas de que se pudiese realizar el servicio.

UN PRECIO SIN JUSTIFICACIÓN

Para muestra, un botón. En el apartado de los salarios, la empresa declaró que aplicaba el convenio del sector de mercancías por carretera y logística de la provincia de Barcelona. Todo era correcto, pero al fijar los precios, los técnicos municipales se percataron de que no estaban contemplados los costes de la Seguridad Social, “que ha de ir a cargo de la empresa y que es de un 33,6% del salario bruto”.

“Aliance Brother no justifica ningún ahorro, ni condiciones excepcionalmente favorables ni tampoco ninguna medida innovadora que les suponga ningún ahorro económico, y tampoco la obtención de ninguna ayuda del Estado ni subvención en materia laboral que pueda justificar sus precios”, indica el citado informe. Por tanto, los técnicos concluyen que “la justificación realizada por la empresa no es sostenible técnicamente y, por tanto, injustificada”. Ara Vinc, por tanto, se quedó sin rivales a la hora de examinar las ofertas en la mesa de contratación.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.