Desde la primeras elecciones democráticas de 1979, Barcelona casi siempre ha tenido un gobierno de izquierdas. La única excepción fue el mandato entre 2011 y 2015 en el que el consistorio estuvo gobernado por el convergente Xavier Trias. El resto de años, el alcalde o alcaldesa ha sido socialista -Narcís Serra, Pasqual Maragall, Joan Clos y Jordi Hereu- o de los comuns -Ada Colau-. Siempre, salvo el citado mandato de Trias, el pleno municipal ha tenido mayoría de izquierdas. Sin embargo, será ahora, tras las elecciones del pasado domingo, cuando el Consejo Plenario tendrá más concejales de izquierdas de toda la etapa democrática, 28 de 41. El Ayuntamiento de Barcelona es más de izquierdas que nunca.

A falta del recuento definitivo de ese miércoles, los comicios del pasado domingo arrojaron que ERC tendrá 10 concejales en el pleno; Barcelona en Comú, 10, y PSC, 8. El Ayuntamiento tendrá 28 representantes progresistas. Hacía 40 años que el consistorio barcelonés no tenía una cifra similar de regidores. En 1979, en Barcelona, con Serra de alcalde, había 27 concejales de izquierdas. 16 eran del PSC; 9, del PSUC, y 2, de ERC. En 1983, con Pasqual Maragall al frente del Ayuntamiento, la cifra de concejales de izquierdas bajó hasta 24. En aquel mandato, los socialistas tenían 21 concejales y el PSUC, 3. En 1987, el número no cambió en exceso. Los 23 regidores progresistas se dividían entre el PSC (21) e ICV (2). Y en 1991, con la ciudad en plena preparación de los Juegos Olímpicos, el pleno acogió a 20 concejales del PSC y a 3 de ICV. Hasta 1991, el pleno tenía en total 43 concejales.

REBAJA DE CONCEJALES EN EL PLENO

En 1995, con Maragall todavía de alcalde, el pleno pasó de 43 a 41 regidores. El número de regidores viene marcado por el número de habitantes y Barcelona había perdido población, recuerdan fuentes del PSC. Tras esas elecciones, los representantes progresistas siguieron siendo mayoría, pero las distancias con la derecha se redujeron. En 1995, las fuerzas de izquierdas tenían 21 concejales, 16 eran del PSC; y 2 de ICV. A estos se sumaron otros 3 de ERC, que entraron de nuevo en el pleno barcelonés tras tres mandatos fuera. Desde entonces, los republicanos siempre han obtenido representación, según los datos que figuran en el portal de estadística municipal.

En las elecciones de 1999, los socialistas presentaron a Clos, que fue elegido alcalde a mitad de mandato. La jugada salió redonda al PSC, que ganó cuatro regidores. En total ese mandato había en el pleno 25 concejales progresistas, 20 del PSC, 2 de ERC y 3 de ICV. En 2003, el número de regidores de izquierdas no varió, aunque si la correlación de fuerzas. Los socialistas perdieron 5 concejales y pasaron de 20 a 15, mientras que ERC e ICV fueron al alza y obtuvieron 5 cada uno. En 2007, ya con Hereu de alcalde, el pleno tenía 22 regidores de izquierdas, de los que 14 eran socialistas, 4 ecosocialistas y 4 republicanos.

MAYORÍA DE DERECHAS

Las elecciones de 2011 supusieron un cambio de fuerzas en el pleno municipal. Por primera vez en la historia democrática, la derecha tuvo la mayoría en el consistorio. Trias, que logró 14 concejales, gobernó en solitario con pactos puntuales con el PP de Alberto Fernández Díaz, que se disparó hasta los 9 concejales, el máximo que ha tenido el PP en el Ayuntamiento de Barcelona. Tras perder la alcaldía, el PSC inició su declive. Hereu consiguió 11 regidores, ERC se quedó en 2, y ICV obtuvo 5. En febrero de 2012, Hereu abandonó el consistorio.

La mayoría de derechas en el pleno solo duró un mandato. En 2015, las izquierdas volvieron a ganar las elecciones y la mayoría progresista regresó al pleno municipal con 23 regidores. Colau ha gobernado los últimos cuatro años con 11 regidores, mientras que los republicanos han tenido 5 y los socialsitas únicamente 4, el mínimo histórico. A estas fuerzas se sumó la CUP, que logró 3 concejales en 2015.

MÁS DE 455.000 VOTANTES

Las elecciones del pasado domingo han dejado un panorama nunca visto hasta ahora. Las fuerzas progresistas acumulan 28 de los 41 regidores del pleno. Maragall ha ganado con 10 regidores, los mismos que Colau, y el PSC ha doblado su representación y se ha encaramado hasta lo 8 representantes. En parte, este aumento se explica porque los republicanos han concentrado buena parte del voto independentista en detrimento de Junts per Catalunya. En total 455.895 ciudadanos han votado a republicanos, comuns y socialistas. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.