La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha llevado la última semana una intensísima actividad en las redes sociales, en contraste con las vacaciones del año pasado, en que desapareció de la escena por completo. Sólo durante este jueves, lanzó seis mensajes por Twitter, mientras que el miércoles esa cifra subió a 8 mensajes, un número extraordinariamente elevado. El martes, emitió cuatro tuits y el lunes fueron 7 tuits. Lo curioso del caso, según resaltan los que la conocen, “es que muy pocos de ellos se refieren a la actividad municipal, sino a temas de actualidad en los que da su opinión”.

Esta especial circunstancia añade un plus de misterio a las verdaderas intenciones de la alcaldesa de Barcelona. Desde las filas políticas de la oposición, la explicación que se da es que “Colau quiere hacerse notar. Parece que no contempla su vida fuera de los focos mediáticos y le pierde su ego y el exceso de protagonismo que quiere tener”. Desde algunas instancias se hace también la lectura de que “parece que está ya en precampaña electoral de las autonómicas”.

UN BALÓN DE OXÍGENO

Si en toda la semana anterior emitió 16 tuits, durante su primera semana de asueto esa cifra se quedó pequeña. Claro que durante esta última semana fue providencial la huida de España del rey emérito Juan Carlos I, que le dio un balón de oxígeno impagable. Sabida es de todos la vena republicana de la alcaldesa de Barcelona, una de cuyas primeras acciones al frente del consistorio fue retirar el busto del monarca del salón de plenos municipal.

“La corrupción debe someterse a juicio. Y el apoyo a la Monarquía, a referéndum. Permitir la huida de Juan Carlos I supondría un fraude a la democracia y a toda la ciudadanía española”, alertaba el mismo lunes. A partir de ahí, emitió hasta cinco mensajes sobre el mismo tema, incluido un retuit de otro mensaje de Pablo Iglesias.

LAS CITAS A PISARELLO

Al margen de este tema, durante el mismo lunes se quejó del “canalla de la agencia de empleo temporal” que abandonó a un trabajador con un golpe de calor a las puertas de un hospital murciano. Y aprovechó un tuit del que fuera su primer teniente de alcalde y hoy miembro de la Mesa del Congreso de los Diputados, Gerardo Pisarello, que reprobaba el pacto entre el Gobierno español y la FEMP para que los Ayuntamientos pongan su superávit a disposición del Ministerio de Hacienda durante los dos próximos ejercicios, que será devuelto en los 10 próximos años.

El exteniente de alcaldía, Gerardo Pisarello, cuando se retiró el busto del Rey emérito Juan Carlos I a inicios del mandato pasado / EFE
El exteniente de alcaldía, Gerardo Pisarello, cuando se retiró el busto del Rey emérito Juan Carlos I a inicios del mandato pasado / EFE

El último tuit emitido el lunes era un reenvío de otro de la teniente de alcalde Janet Sanz, que reproducía una información sobre el Impulso millonario europeo para combatir el cambio climático en Barcelona, que relataba que el Banco Europeo de Inversiones financiará con 95 millones de euros cerca de 40 proyectos del Ayuntamiento barcelonés. Sanz sacaba pecho ante este tema y apuntalaba su intención de hacer con esos millones “más superillas, que permitirán contratar a 1.500 personas. La recuperación económica será una recuperación verde”. Claro que omitía que serán contratos temporales y en precario. También se vanagloriaba de que “la lucha de Barcelona contra la crisis climática recibe el apoyo europeo”. Colau repicó el tuit de su teniente de alcalde sin añadir ningún comentario al respecto.

MÁS SOBRE EL BORBÓN

El martes, fue de nuevo Juan Carlos I el rey de sus tuits: no sólo comenzó con una puya al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, sino que retuiteó otro mensaje de ella misma del día anterior añadiendo más comentarios críticos. “Decepción es poco. Vergüenza ajena e indignación. Un exjefe de Estado presuntamente corrupto ha huido del país y el Presidente se limita a decir que qué bien que se ha ido y que las conversaciones son confidenciales. Vergüenza. La gente pasando hambre y el emérito de retiro dorado”.

Al margen de la Corona, la alcaldesa sí retuiteó un mensaje de la Guardia Urbana con el que lamentaba la muerte de una mujer en Sant Martí, en un accidente de tráfico. Pero en esta ocasión sí añadía un comentario suyo en el que, tras dar el pésame a la familia, señalaba: “Los viandantes son las personas más vulnerables en la calle. Por eso, hemos de seguir avanzando en la pacificación y la reducción de la velocidad en la ciudad”. O sea, propaganda de la guerra contra el coche y el tráfico, aunque sea aprovechando un luctuoso accidente.

SÓLO DOS MENSAJES LOCALES

El miércoles, dos de los tuits hacían referencia a las 13 rosas, las mujeres republicanas asesinadas durante la Guerra Civil. Y de nuevo Juan Carlos I volvió al primer plano informativo de la alcaldesa, con un retuit de  Pisarello y un titular de la propia alcaldesa, entrevistada en el programa Hoy por hoy, de la Cadena Ser. También se pronunció con un mensaje de solidaridad con Beirut, ciudad en la que una explosión causó cientos de muertos y miles de heridos. En el plano local, sólo retuiteó un mensaje de la concejala Lucia Martín en contra del decreto de alquileres de la Generalitat. “Esto es gravísimo. Es preciso que la Generalitat rectifique”, añadió Colau. También retuiteó un mensaje del distrito de Sant Andreu sobre la nueva señalización de una calle y reenvió otro mensaje de la responsable de salud, Gemma Tarafa, que se hacía eco de la información de que el Ayuntamiento acompañará a 20.000 personas de más de 75 años poniéndoles teleasistencia.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se encuentra de vacaciones / INSTAGRAM ADA COLAU
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se encuentra de vacaciones / INSTAGRAM ADA COLAU

El jueves, tres de sus mensajes fueron para el aniversario de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Otro mensaje fue para congratularse del pacto en Nissan (un pacto en el que el Ayuntamiento no pudo entrar a negociar nada y un asunto en el que. Colau ni siquiera se la dejó intervenir en una concentración al ser abucheada por la plantilla de la multinacional). En otro mensaje, respondía al secretario general de Infraestructuras, Sergio Vázquez Torrón, que en Cinco Días hablaba sobre el “nuevo enfoque en infraestructuras del transporte”. Colau reclamaba ahí más inversión en el AMB. El último mensaje fue para aplaudir a la Guardia Urbana: lo acompañaba de la noticia de que una patrulla salvó a una joven a la que su novio amenazaba con matar y enterrar. Era, en definitiva, la única comunicación en clave estrictamente local.

ZASCAS EN INSTAGRAM

En Instagram, su actividad fue más comedida. Si este miércoles publicaba una estampa bucólica de niños “persiguiendo ovejas con una bici rosa”, una ciudadana le atizaba: “Disfruta mientras los demás no podemos salir de casa por miedo a las ocupaciones”. Este jueves, no obstante, colgaba una foto suya tomada con filtro. “Sin mascarilla ni maquillaje. Campechana, se podría decir. Pero campechana de verdad, no de los campechanos que se van a República Dominicana con 2.000 millones sin declarar ni dar explicaciones”.

Demasiados mensajes en uno solo. Para empezar el título de Campechano, que dan al emérito los círculos más radicales del independentismo, es el utilizado por la líder de los comunes. En segundo lugar, ubicar a Juan Carlos en la isla caribeña es, cuanto menos, osado, ya que el propio Gobierno dominicano lo desmintió. Y, en tercer lugar, nadie ha hablado de 2.000 millones de euros: sólo han salido a la luz una entrega de 100 millones y otra de 65 millones. Y, por último, la foto descubre otra particularidad: Colau aparece visiblemente más delgada y sin el visible grano al lado de la nariz que la caracterizaba.

También ahí encontró otro latigazo de un admirador. “Una pregunta, Ada ¿campechana? Tu elección de alcaldesa, el exprimer ministro francés, funeraria San Ricardo, los tanatorios, la mujer del expremier, ¿nos puedes explicar qué relación hay? No será algo muy campechano, ¿no?”, le recordaba uno de sus fans, aludiendo a la extraña reacción del Ayuntamiento defendiendo el tanatorio que Funeraria San Ricardo (del grupo Ocaso) quiere instalar en Sants ante la oposición de los vecinos.

Pese a todo, su amiga Janet Sanz le respondía con un sonoro “Campechana y preciosa”. Y activa. Muy activa, se podría añadir.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.