El Ayuntamiento de Barcelona prevé invertir 13,5 millones de euros, durante los próximos tres años, en proyectos de innovación social. Entre ellos está la nueva plataforma de apoyo a familias monoparentales o un simulador de web de ayudas. Y uno especialmente llamativo: el robot social ARI para el acompañamiento a personas mayores que vives solas.

ARI (las siglas de Asistente Robótico Inteligente) es capaz de detectar con rapidez situaciones de emergencia en el hogar, mantener las pautas de una medicación y recordar fechas de interés como una visita al médico. Virtudes que en los últimos dos meses ya ha estado desarrollando en tres domicilios de Barcelona y que ahora el Ayuntamiento pretende probar, durante las próximas semanas, en otra decena de viviendas, para evaluar hasta qué punto facilita el día a día de las personas con las que convive.

Después de algunos meses de retraso por los estragos de la pandemia, el consistorio prevé instalar robots ARI en otros 50 particulares, cuando finalice la prueba piloto. Además, la idea es instalarles nuevas funciones para que puedan adaptarse mejor a la situación personal de cada uno de los vecinos y vecinas que los tengan en sus casas. Un proyecto que requiere, de momento, un presupuesto añadido de 180.000 euros.

ROBOT 'MADE IN' LLEIDA

El robot ARI es una creación de la empresa ilerdense Grup Saltó que, en el marco de la alianza 5G, recibió hace dos años 100.000 euros del Mobile World Capital para estudiar hasta qué punto podía mejor la atención a personas de la tercera edad que viven solas. Solo en la ciudad de Barcelona, unos 90.000 mayores de 65 años (de un total de 350.000) se encuentran en esta situación. Una cifra que el Ayuntamiento prevé que continúe aumentando progresivamente en los próximos años.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.