El nuevo teniente de alcaldía de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, tomará oficialmente posición del cargo este martes tras el pleno del cartapacio. Y apenas 24 horas después, el miércoles, cesará de su cargo a Amadeu Recasens, el comisionado de Seguridad del gobierno de Ada Colau durante los últimos cuatro años. El número 3 del PSC también echará de patitas en la calle al gerente de la Guardia Urbana, Jordi Samsó, en el cargo desde 2015

La salida de Recasens estaba más que cantada -hace algunas semanas él mismo se despidió ya de su equipo de trabajo- y era más que probable el despido de Samsó. Lo sorprendente es que se produzca con tanta rapidez. Fuentes municipales han explicado a la agencia Efe y han confirmado a Metrópoli Abierta que el motivo hay que buscarlo en el hecho en que el próximo viernes Colau ha convocado una reunión urgente de la Junta de Seguridad Local con los delitos disparados en la ciudad y Batlle quiere dar un golpe sobre la mesa y presentarse con su nuevo equipo. Desde el departamento de prensa del Ayuntamiento no se ha querido valorar la noticia con la excusa de que Batlle todavía no es teniente de alcaldía.

LOS DELITOS, AL ALZA

La gerencia de Seguridad y Prevención, el cargo que hasta ahora ocupaba Samsó, pasará a manos de Maite Casado, confirman fuentes municipales y de la Guardia Urbana. Casado llegó a ser una alto cargo del departamento de Interior de la Generalitat. Concretamente fue subdirectora general de Seguridad Interior, aunque dejó el cargo en 2018, y ahora estaba vinculada a los servicios jurídicos. Casado ha desarrollado buena parte de su carrera en el Govern. Precisamente, entre los años 2014 y 2017, la futura gerente de Seguridad y Prevención del Ayuntamiento coincidió con Batlle en la Generalitat cuando éste fue nombrado director general de los Mossos d'Esquadra a las ordenes del entonces conseller Ramon Espadaler.

Casado se hará cargo de la gerencia de la Guardia Urbana con los delitos disparados en la ciudad. El último barómetro municipal presentado a finales de junio reafirmaba que la principal preocupación de los ciudadanos de Barcelona es la seguridad, con un 27,4%, seis puntos más que hace medio año. Hace unos días, Metrópoli Abierta explicaba que el primer trimestre del año, los crímenes habían subido en Barcelona un 12,2%. Entre enero y marzo de este año se han cometido en la ciudad 49.363 infracciones penales, lo que supone una media de 548 delitos al día. 

Probablemente, los cambios de Recasens y Samsó no serán los únicos. En los próximos meses, Evelio Vázquez dejará de ser jefe policial de la Guardia Urbana. Vázquez fue nombrado en 2011 con Xavier Trias como alcalde -de hecho, la primera decisión que tomó Trias fue destituir a Xavier Vilaró como jefe de la policía local y nombrar a Vázquez-. Ahora el jefe de la Guardia Urbana está a punto de jubilarse y no sería de extrañar que Vázquez no sea destituido y se espere a que se retire en unos meses para elegir al nuevo responsable.