El Ayuntamiento de Barcelona acaba de adjudicar contratos millonarios de limpieza, recogida de residuos y mantenimiento de edificios municipales durante los próximos años. En total, el gobierno de Ada Colau ha adjudicado unos 145 millones de euros. De ellos, algo más de 76 millones de euros corresponden a contratos de servicios de limpieza y recogida selectiva de residuos, mientras que 68,5 millones corresponden a contratos de mantenimiento de edificios. Lo más curioso del caso es que, según el portal de la contratación pública, las adjudicaciones se realizaron el pasado 10 de mayo, con la campaña municipal empezada, aún cuando algunas de las actas de los técnicos municipales llevan fecha de hace meses.

El servicio de limpieza y recogida selectiva edificios y locales municipales es el último en ser licitado. Para la realización de este servicio, la empresa concesionaria, según se dice en sus bases, ha de poner de su parte toda la “maquinaria, herramientas, productos de limpieza, sistemas de recogida selectiva, accesorios, elementos fungibles y consumibles necesarios para la prestación integral y completa del servicio y de la gestión de los residuos”. La prestación de servicios es por un máximo de 12 meses.

ADJUDICACIÓN EL 10 DE MAYO

Se da la circunstancia de que el plazo de presentación de ofertas terminó el pasado 4 de febrero, pero la adjudicación no se efectuó hasta el 10 de mayo, justamente al día siguiente de comenzar la campaña electoral. Quien se llevó la parte del león de este macrocontrato fue la compañía Optima Facility Services, presidida por Ignacio Casamada. Este veterano empresario fue el fundador, en su tiempo, de Ramel (luego vendida a Acciona). Optima se llevó el contrato de limpieza y gestión de residuos del distrito de Sarrià-Sant Gervasi y de la gerencia de Seguridad (8,8 millones de euros); del distrito de Sant Andreu (casi 4,9 millones); y del distrito de Horta-Guinardó (4,2 millones).

Se da la circunstancia de que la limpieza y gestión de residuos del distrito de Ciutat Vella y de la gerencia de recursos fue otorgado a la compañía Servicios Operativos Internos por un monto de 13,2 millones de euros. Esta firma está controlada también por Ignacio Casamada. Este emporio empresarial se hizo, pues, con más de 31 millones de euros en contratos.

DINERO PARA FLORENTINO PÉREZ

La otra gran compañía que se hizo con una porción suculenta del pastel es Multiserveis Ndavant, que obtuvo el contrato del distrito de Sants (4,6 millones), el del distrito de Gràcia y la gerencia de Ecología Urbana (5,3 millones) y el del distrito de Les Corts y la gerencia de Derechos Sociales (6,6 millones). En total, 16,5 millones de euros en el sector de la limpieza. Este grupo está controlado por Clece, lo cual quiere decir que es Florentino Pérez el mayor beneficiario.

El distrito de Sant Martí, por su parte, fue adjudicado a Tempo Facility Services, una compañía creada en 2014 que tiene como administrador único a Francisco Sánchez López. Esta compañía, creada en 2014 y con sede en la avenida Meridiana de Barcelona, facturó en el último ejercicio casi 3,4 millones de euros. Con el contrato otorgado hace escasos días, se embolsará 6,1 millones. Por otra parte, Multianau SL se hizo con el contrato del distrito del Eixample por 4,7 millones de euros, y Brocoli se llevó el del distrito de Nou Barris por 4,6 millones.

Según una diligencia del propio Ayuntamiento, en la adjudicación del lote 1 (el correspondiente al distrito de Ciutat Vella y la gerencia de Recursos), se rechazó la oferta de Tempo Facility Services por estar “incursa en presunción de ser anormalmente baja según el criterio de los pliegos”. De ese modo, se adjudicó el contrato a Servicios Operativos Internos. En el lote 5 (distrito de Sarrià y gerencia de Seguretat) también se rechaza la oferta anormalmente baja de Tempo y se adjudica a Optima Facility Services. Pero en la adjudicación del lote 10 (distrito de Sant Martí) ocurrió justamente al revés: se rechazó la oferta de Servicios Operativos Internos por los mismos motivos y se adjudicó a Tempo Facility Services.

ESPERANDO DESDE NOVIEMBRE

En el caso del mantenimiento, las curiosidades son aún mayores, ya que el plazo de presentación de ofertas terminó el 23 de noviembre del año pasado, es decir, hace seis meses. El valor estimado de los contratos de mantenimiento de los edificios es de unos 68,5 millones de euros, IVA incluido. La duración de los mismos es de tres años, prorrogables a cinco años. El 11 de abril pasado, se firmó un acta de adjudicación, pero el contrato final no se otorgó hasta el mismo día 10 de mayo, ya comenzada la campaña electoral.

En este sector, la más beneficiada fue la unión temporal de empresas Faus-Miatec, que se llevó los contratos de mantenimiento de las instalaciones del distrito de Ciutat Vella y la gerencia de Recursos (6,7 millones), el distrito de Horta-Guinardó y el de Nou Barris (5,7 millones) y el de los distritos de Sarrià-Sant Gervasi y de Gràcia (3 millones). La compañía Instalaciones Aldago se hizo con los contratos de los distritos de Sant Andreu y de Sant Martí (6,5 millones) y los distritos de Sants-Montjuïc y Les Corts (3,75 millones). La firma Imesapi obtuvo la concesión del distrito del Eixample juntamente con la gerencia de Derechos Sociales (6,2 millones de euros) y API Movilidad juntamente con Elunion Limpieza y Medio Ambiente se quedó con los edificios de la gerencia de Seguridad por 4,7 millones. Imesapi y API Movilidad son del mismo grupo empresarial.