ARCHIVADO EN:

Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades y se estima que en 2050 podría subir al 70% de la población. Está demostrado que estos núcleos concentran el mayor porcentaje de contaminación. Un claro ejemplo es España, donde más del 80% de las emisiones se concentran en las grandes urbes.

El transporte urbano es el responsable del 25% de las emisiones de CO2 en el país. La compañía eléctrica Endesa asegura que el transporte de personas y de mercancías es el principal consumidor de energía, tanto en España como a nivel mundial, superando el 40% de la energía primaria.

COMPROMISO POR LA SOSTENIBILIDAD

Los expertos de la compañía señalan que el desarrollo sostenible es uno de los grandes retos energéticos a los que se enfrenta la sociedad. El sector energético tiene que lidiar con los requerimientos medioambientales y la cobertura de las necesidades energéticas de los ciudadanos.

Una de las grandes apuestas por la sostenibilidad es la movilidad eléctrica en el entorno urbano. La electricidad es una energía más barata y eficiente. A día de hoy la eficiencia energética del vehículo eléctrico es casi el doble que el de combustión interna.

Gracias a el mix energético de nuestro país, un vehículo eléctrico ya emite un 77% menos de CO2 que un coche normal, y emitirá un 99% menos en unos años conforme la integración de las energías renovables en nuestro país siga creciendo. Otra de las ventajas de transporte eléctrico es que se elimina la contaminación acústica.

CAMBIO DE MENTALIDAD

El camino hacia un transporte más sostenible pasa por una nueva cultura energética más sostenible, inclusiva y responsable. El objetivo de Endesa es impulsar este cambio atendiendo a la demanda social e invirtiendo en iniciativas que permitan una movilidad de emisiones cero en el consumo. Sus tres líneas de actuación son: oferta comercial, promoción y divulgación y desarrollo tecnológico.

La compañía ha realizado una fuerte apuesta en los últimos años por los vehículos de cero emisiones, con la renovación de su flota de vehículos a transporte eléctrico. Este cambio quiere servir de precedente para concienciar a sus propios empleados y al resto de compañías que se puede ofrecer un gran servicio de forma sostenible.