La movilidad urbana está inmersa en una espiral ascendente de innovación. Las  implementaciones tecnológicas cada vez son más y cada vez acercan más el futuro al presente de las ciudades. Hoy, mientras los vehículos eléctricos y sostenibles toman el relevo a la combustión, el mundo vive a la espera de la llegada de la quinta generación.

Se prevé que el 5G supondrá, entre otras cosas, la revolución del automóvil. Y no es para menos: un mundo interconectado abrirá las puertas a la renombrada conducción autónoma. Pero para ver coches que se conducen totalmente solos, aún faltan unos años.

Lo más inminente es el diálogo entre la ciudad y el vehículo, que será posible gracias a la alta velocidad de conexión de esta red. Los vehículos serán capaces, por ejemplo, de recibir señales que emitan los móviles de los peatones o los sensores de una bicicleta. La idea es que toda la ciudad se va a dotar de una red  mucho más potente que hará posible una comunicación constante. De este modo, la previsión es que se puedan reducir los accidentes de tráfico por lo menos en un 65%.

LA PAREJA IDEAL

Si además de coches que se comunican, conducimos coches que no emiten gases nocivos, tenemos el perfecto match. La conducción eléctrica parece ser la pareja ideal que va a acompañar todos los cambios que viviremos con la entrada del 5G. Estamos, sin duda, ante algo muy parecido al mundo con el que soñó Nikola Tesla y que ahora, algunas compañías, tratan de llevar a cabo. 

El ejemplo de compañías como Endesa que, conscientes de que la eficiencia energética del vehículo eléctrico es casi el doble que el de combustión interna, hace posible visionar ciudades sostenibles y limpias. La empresa está  invirtiendo en la creación de un nuevo modelo de movilidad, más sostenible y acorde a los objetivos que la Unión Europea tiene con respecto a la reducción de gases invernadero. 

Uno de sus grandes retos es aumentar el porcentaje de vehículos eléctricos en su flota y eliminar así en cinco años un 25% de los vehículos de combustión. Endesa cuenta, además, con la mayor flota comercial de vehículos híbridos de España, conformada por 469 unidades que han logrado dejar de emitir a la atmósfera más de 1.540 toneladas de CO2. 

page 0 5

¿QUÉ CAMBIA RESPECTO AL 4G?

Las redes de quinta generación suponen, fundamentalmente, un aumento de la velocidad en la transferencia de datos en movimiento. El salto de 3G a 4G supuso, a todos los niveles, un cambio cualitativo en la manera de entender las comunicaciones. Cada vez que se han podido crear las condiciones para aumentar la velocidad en internet, se han producido auténticas transformaciones en términos comunicativos. Esta vez no será una excepción. El 5G es 20 veces más rápido que el 4G. Las nuevas bandas anchas podrán soportar unas velocidades muy superiores a cualquiera de las generaciones anteriores, por lo que se podrá explotar todo el potencial del uso intensivo de datos. Internet de las cosas, ciudades inteligentes, coches inteligentes y un largo etcétera. 

Respecto a los coches inteligentes, tiende a confundirse el concepto de coche autónomo con el de coche conectado. Se trata de dos conceptos distintos. El primero es un vehículo con la capacidad de circular sin conductor y que no se estima que pueda implementarse hasta 2024. En cambio, el coche conectado, es la integración de internet en el vehículo. Este sistema permite comunicarse con otros elementos del entorno, proporcionando datos al conductor y emitiendo datos a otros vehículos y sensores.

LLEVAR LA MOVILIDAD A OTRO NIVEL

Se dibuja un futuro en el que confluye la transición definitiva a la energía eléctrica con el internet de las cosas. Ciudades con aire limpio, con una reducción considerable de los accidentes de tráfico y con menos contaminación acústica. 

Ahora solo se trata avanzar, de lograr un cambio de mentalidad. De crear una cultura energética. Asímismo el compromiso de las empresas en este camino hacia un futuro sostenible resulta imprescindible. 

Para ello, Endesa cuenta con el Plan de Movilidad Sostenible y segura, que tiene una visión integral de la movilidad, y que contiene más de 20 acciones para fomentar la movilidad sostenible y segura en los empleados, flotas, proveedores, clientes y en la sociedad en general.