Ada Colau vive sus horas más bajas desde que accedió a la alcaldía de Barcelona en 2015. A poco más de medio año para las elecciones municipales de 2019, aumenta la desconfianza de los barceloneses respecto a la gestión de la alcaldesa. El malestar con la primera edil se ha disparado de manera notable respecto al pasado junio. Hoy, el 65% de los ciudadanos confían poco o nada en que Colau resuelva los principales problemas y necesidades de Barcelona, según el segundo Barómetro de Barcelona elaborado por Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta. Hace cuatro meses, el porcentaje era del 57%.

La inacción de Colau con respecto a los principales problemas de la ciudad le pasa factura. La inseguridad, su fracaso en políticas de vivienda, la suciedad de las calles y la gestión en algunos asuntos clave como los narcopisos del Raval y el top manta están erosionando los índices de popularidad de la líder de Barcelona en Comú.

La valoración de Colau es mucho peor ahora que hace cuatro meses. Lo singular del caso es que el desplome se produce incluso entre quienes aseguraban confiar mucho o bastante en ella. El primer segmento ha pasado del 9,3% al 5,2%. El segundo ha caído del 24,1% al 19,9%. Más significativo todavía de los datos demoscópicos es el rechazo de los barceloneses que “no confían nada” en la alcaldesa. El porcentaje se ha disparado del 19,9% al 28,0%.

EL TOP MANTA Y EL INCIVISMO

Colau tampoco resiste una lectura positiva de sus actuaciones entre sus seguidores más fieles. El segundo Barómetro de Barcelona constata también una ligera disminución en la atribución directa de méritos a la alcaldesa (pasa del 6,8% al 5,3%). El porcentaje es notablemente superior en la asignación de deméritos. Actualmente, el 14% de los entrevistados para la preparación del trabajo sociológico considera que Colau es la gran responsable de la evolución negativa de la ciudad.

Los barceloneses se muestran especialmente críticos con la gestión de Colau y su equipo de concejales en el top manta (60,4%), el incivismo (51,9%) y el funcionamiento del bicing (51,4%). Los ciudadanos responsabilizan directamente a la alcaldesa del aumento de estos conflictos. Otros problemas que, actualmente, castigan a la primera edil son la suciedad (38,2%), el tráfico (36,5%), las disputas políticas (35,7%), la seguridad ciudadana (34,5%) y el estado de las calles  de Barcelona (32,1%).

colau mal grafico
Los ciudadanos de BCN responsabilizan a Colau de los males de la ciudad / JULIA GALINDO

CAE EN BARRIOS POPULARES

La caída de Colau, por distritos, es más significativa en Ciutat Vella, Horta-Guinardó y Nou Barris. Su imagen solo mejora (0,1 puntos) en Sants-Montjuïc, donde obtiene un 1,6 (la puntuación va del 0 al 4). Las peores puntuaciones las registra en Sarrià-Sant Gervasi (1,1), Eixample (1,2), Ciutat Vella (1,2) y Nou Barris (1,2). Especialmente significativa es la falta de empatía de la alcaldesa en algunos barrios populares.

Los votantes del PP (0,5 sobre 4 de puntuación), Ciutadans (0,6) y CiU (1,0) en las anteriores municipales, son los más críticos con la alcaldesa. Colau, curiosamente, también pierde tirón entre sus simpatizantes. En junio de 2018, el 15,9% de los votantes de BeC aseguraban que el actual gobierno había cubierto sus expectativas. Cuatro meses después, la cifra cae hasta el 11,7%. El 72,8 de los fieles de Colau afirman que la primera edil solo “ha cubierto parcialmente” sus expectativas. En el primer barómetro, el porcentaje era del 65,6%.

Ada Colau reconoce que hace falta más seguridad en Barcelona / Ajuntament Barcelona
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, vive sus horas más bajas

Los resultados de esta encuesta de Centre d’Estudis Sociològics sobre el clima de satisfacción y descontento de los barceloneses se han obtenido tras realizar 600 entrevistas a hombres y mujeres de 18 o más años empadronados en Barcelona, con derecho a voto en las elecciones municipales de 2019. El nivel de confianza para los resultados es del 95,5%. El trabajo de campo mediante entrevistas se realizó entre el 8 y el 17 de octubre de 2018.