Los sanitarios del Hospital de Sant Pau han recibido un regalo como homenaje al servicio que están realizando durante la pandemia de coronavirus. La churrería barcelonesa Val Douro ha obsequiado a los profesionales con 600 churros con chocolate. Sin duda, la mejor manera para endulzar su trabajo en una semanas de mucho estrés y dramas familiares.

La recogida de la golosa recompensa se ha llevado a cabo siguiendo el criterio de cita previa para garantizar una total seguridad a los empleados y a los trabajadores hospitalarios.

Desde la churrería han expresado su "ilusión" por "volver a abrir pronto y dar servicio al personal de Sant Pau".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.