Barcelona todavía no ha pasado a la Fase 1 de la desescalada y los residentes de la ciudad comienzan a ponerse nerviosos. La distancia social ha hecho que muchos jóvenes vulneren las normas impuestas por el ejecutivo central. "Pasan" de la ley quedando para hacer botellón con los amigos en la Barceloneta, pero no solo este sector de la población está incumpliendo las recomendaciones sanitarias para evitar la propagación del Covid-19. 

Los dueños de los perros han encontrado una fórmula para socializar: pasear a sus canes hasta el pipicán y allí dejar que los animales jueguen entre ellos mientras charlan animadamente con otros vecinos que se encuentran en el mismo lugar. 

NO SIGUEN LAS RECOMENDACIONES SANITARIAS

Sin mascarilla ni guantes, sentados en el bordillo del espacio habilitado para los animales y sobre todo, sin respetar la distancia mínima de seguridad. De esta forma se puede ver a una veintena de personas cada noche, entre las 20.00 y las 21.00 horas, en el parque de les Glòries, que comparten los distritos de Sant Martí y l'Eixample de Barcelona. 

Frente a la Torre Glòries, al final de la calle Dos de Mayo y justo al lado de la Gran Clariana que todavía no se puede pisar por el crecimiento de la vegetación, los vecinos de la zona han encontrado un espacio furtivo en el que socializar durante el rato en el que sus mascotas hacen sus necesidades o interactúan entre ellas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.