Observar el cielo es una actividad que solemos hacer de noche: comprobar si hay estrellas, lluvias de perseidas y la luna –nueva, llena, cuarto menguante y cuarto creciente–. Sin embargo, a plena luz del día o durante jornadas nubosas, también es interesante levantar la cabeza, ya que a veces aparecen las asperitas.

Este tipo de nube dibuja una especie de forma rugosa de gran extensión y ofrece un oleaje del mar en el cielo.

Como se puede observar en esta imagen publicada por Alfons Puertas, meteorólogo del Observatori Fabra de Barcelona​, la ciudad condal amaneció este lunes con una asperita de grandes dimensiones.

Desde la parte alta de la ciudad se pudo ver este impactante retrato, que dejó a los ciudadanos boquiabiertos durante varios minutos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.