No está en tan mal estado como el cementerio de Montjuïc, pero el camposanto de Collserola empieza a degradarse. Algunos usuarios han explicado a Metrópoli Abierta que nunca hasta ahora la falta de mantenimiento era tan evidente en Collserola.

En la imagen que acompaña este texto se puede ver cómo una planta ha crecido entre los nichos. Por su tamaño, hace tiempo que los operarios del cementerio no trabajan en el bloque.

El pasado septiembre, un bloque con 144 sepulturas se derrumbó con 358 personas enterradas. La gestión municipal por parte del director de Cementiris, Jordi Valmaña, y del presidente de la empresa y regidor, Eloi Badia, ha sido nefasta. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.