ARCHIVADO EN:

Los hoteles de Barcelona se cubren las espaldas. Los efectos económicos de la pandemia han propiciado que muchos de ellos no vuelvan a abrir y tengan que tapiar sus entradas ante el incremento de okupas en la ciudad.

Tal y como se puede ver en la fotografía difundida a través de Twitter por el usuario Barcelona es queixa y recogida por este medio, el Arya Hotel, situado en la céntrica calle de Sants, ha cercado su puerta principal con un resistente muro. No solo este establecimiento hotelero siente temor ante la posibilidad de que los okupas se hagan con el espacio, otros como por ejemplo el hotel Almanac, en la Gran Via de les Corts Catalanes, han hecho lo mismo. 

El aspecto de dejadez y degradación que presentan las fachadas de los hoteles cerrados entristece a los ciudadanos que pasan por delante. Los muros que cubren las puertas están llenos de graffitis y las inmediaciones de los edificios se llenan de suciedad. Los usuarios de internet lamentan el panorama: "La degradación de la ciudad, la que era cosmopolita y reconocida por su arquitectura, ahora vive una pesadilla sin precedentes". 

BARCELONA, LA CAPITAL DE LA OKUPACIÓN

La okupación se ha convertido en uno de los principales problemas en la capital catalana en los últimos meses. Barcelona es la capital por excelencia. Según datos del Gobierno español de 2019 facilitados al Congreso, la provincia de Barcelona lidera el ránking con 5.101 okupaciones ilegales en inmuebles en 2019, una cifra que casi cuadruplica las 1.441 registradas en toda la Comunidad de Madrid.

Las okupaciones ilegales, por mucho que la alcaldesa Colau lo niegue, suben en Barcelona. Año tras año. También, en 2020. En los primeros seis meses del curso actual (del 1 de enero al 30 de junio), en el conjunto de la provincia se registraron 2.644 okupaciones ilegales, 208 más que en el mismo periodo de 2019.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.