Los aeropuertos fueron uno de los grandes perjudicados por la crisis del coronavirus, sobre todo en 2020, cuando se prohibieron los desplazamientos por ocio en prácticamente todo el mundo. 

Poco a poco el sector aeroportuario ha recuperado la normalidad. Es en verano cuando más se nota su recuperación, sobre todo los aeropuertos de grandes ciudades o destinos turísticos. Es el caso del Aeropuerto de Barcelona-El Prat que, como otros, aplica una serie de medidas de seguridad para evitar la propagación de contagios en sus instalaciones.

Una de las más importantes –además de la obligatoriedad de utilizar mascarilla– es respetar las distancias de seguridad. Una medida clave si se quieren evitar aglomeraciones y colas, un fenómeno casi intrínseco a cualquier aeropuerto. 

Colas sin distancias en el Aeropuerto de Barcelona / METRÓPOLI
Colas sin distancias en el Aeropuerto de Barcelona / METRÓPOLI

Pese a que se ha mejorado la gestión en el arco de seguridad del aeródromo barcelonés, las puertas de embarque siguen siendo pequeñas ratoneras con colas sin distancia. Sobre todo cuando una aeronave llega con retraso. 

Es el caso de la imagen adjunta, enviada por un lector a este medio. Según denuncia a Metrópoli, en su vuelo a Ibiza no se respetaron muchas de las medidas de seguridad, mientras por el megáfono del aeropuerto se escuchaba cómo se pedía mantener una separación entre los viajeros. Incluso en el suelo están pintadas las rayas donde debe colocarse cada uno, una medida que nadie respeta, sobre todo cuando los retrasos son largos y la paciencia de los viajeros se agota por segundos.

Una de las soluciones más importantes efectivas sería evitar los retrasos de los aviones. Pero eso ya se sabe, es mucho pedir para determinadas compañías y aeropuertos…

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.